EDUCACIÓN

Vuelta a clases 2021 y la tozudez del ministerio de educación

El MINEDUC hace cuentas alegres de el "retorno a clases" a finales del 2020 con cifras que no son representativas ni concluyentes. El ministro insiste con que se puede retornar a clases de forma "segura" pero la situación del país y del mundo dice otra cosa.

Sábado 16 de enero | 08:18

El Ministerio de Educación entregó este viernes un balance sobre el retorno a clases 2020 y presenta optimistamente cifras que indican que del total de 892 colegios que fueron abiertos en todo el país, el 85% no tuvo casos de covid, mientras que el 15% restante presentó uno o más casos. Sin embargo, a pesar del balance positivo del gobierno, las cifras no son concluyentes pues no se precisan datos como las comunas, ni la adhesión que tuvo en las comunidades escolares, la apertura de los respectivos establecimientos. Recordemos que el abogado en derecho de empresa y ministro de educación, Raúl Figueroa, organizó un retorno a clases en la comuna de Pirque y de cinco colegios, logró convocar a 20 estudiantes, deslegitimando así, toda puesta a prueba, o marcha blanca de la que se quiera dar cuenta.

Durante el 2020 vimos al ministro Figueroa haciendo una verdadera cruzada calificada por distintos sectores de “papelón” por la vuelta a clases presenciales, aun cuando todo apuntaba a una crisis sanitaria tal que hacía insostenible la posibilidad de un retorno a las aulas, considerando además la imposibilidad de seguir protocolos sanitarios en las condiciones de infraestructura precaria, o hacinamiento que asolan a comunidades escolares de las comunas más populares.

Es que el intento por instalar el retorno a clases no tuvo límites, generaron hitos comunicacionales para a toda costa presionar hacia una “nueva normalidad” que nunca fue como intentaron mostrarla. Recordemos que 2 meses antes de finalizar el año escolar el ministerio lanzó un spot de 300 millones de pesos con la campaña “Sigamos aprendiendo” y fueron duramente criticados por las comunidades escolares y la opinión pública, toda vez que vimos casos de estudiantes que cuaderno en mano, subían al techo de su casa para obtener algo de señal inalámbrica, situación de la que el gobierno no se hizo cargo.

La crisis económica fue descargada sobre las familias y la crisis del sistema educacional fue descargada sobre les trabajadores que tuvieron que repartir alimentación, contener emocionalmente y mantener las clases, aplicando ajustes curriculares. Las comunidades escolares se auto capacitaron, resolvieron toda clase de inconvenientes y resistieron el estrés generado por las condiciones propias de la pandemia y las tardías y erráticas directrices ministeriales.

En este balance el ministro Figueroa afirmó que : “La experiencia de los establecimientos que abrieron sus puertas en 2020 es coincidente con lo que muestran los estudios a nivel internacional, esto es que las escuelas son espacios seguros cuando se cumplen con las medidas y protocolos sanitarios exigidos”. Pero la realidad expresa otra cosa, la situación en Europa es dividida ante la segunda y tercera ola de contagios: algunos países cancelan, otros retrasan el retorno a las escuelas, otros suspenden y no existe mayor consenso. Lo que sí es claro es que al reducir la cantidad de estudiantes por salas y estandarizar protocolos de higiene, requiere de generar más empleos y nuevas condiciones laborales que no pongan en riesgo la salud de las comunidades escolares.






Temas relacionados

Educación   /   Raúl Figueroa   /   Pandemia   /   Coronavirus

Comentarios

DEJAR COMENTARIO