Mundo Obrero Chile

LABORAL

Terror empresarial: uno de cada cinco empleados trabajaría más tiempo por el mismo sueldo

Esto es debido al miedo que se tiene de perder el trabajo, ya que el gobierno y los empresarios cargaron la crisis a nuestras familias con más de un millón de empleos perdidos durante la pandemia.

Martes 16 de febrero

En la edición del segundo semestre del informe Workmonitor, de la consultora de servicios internacionales de recursos humanos y empleo Randstad, se preguntó a más de 800 personas, entre 18 y 65 años de edad, sobre qué estarían dispuestas a hacer para mantener su trabajo. Ante este cuestionamiento, el 19%, es decir, uno de cada cinco trabajadores, dijo que aceptaría trabajar más tiempo por el mismo sueldo. Hay que tener en cuenta que en Chile, la jornada laboral es una de las más extensas entre los países de la Ocde.

Además, el 14% de los encuestados optó por la opción de reducir las horas laborales con una baja en la remuneración o pactar despidos/ausencias estacionales. Un 13% prefiere disminuir su salario manteniendo las condiciones actuales, 12% eligió la alternativa de establecer contratos temporales y 11% recibiría menos beneficios.

Esto es un terreno favorable para los empresarios, los que durante todo el último tiempo han cargado la crisis sanitaria y económica en los hombros de la clase trabajadora, pues, el año pasado se perdieron más de un millón de empleos, de hecho, en el período más complejo de la pandemia, entre mayo y julio del 2020, se perdieron 1,8 millones de trabajos, siendo las mujeres las más afectadas por la situación.

Claramente con estas indignas cifras que solo han provocado hambre y miseria para nuestras familias, los empresarios han instalado el terror en la clase trabajadora con respecto a lo que significa quedar sin empleo, por lo que podrían seguir aprovechándose de los pobres para así continuar aumentando sus ganancias, ya que a pesar de que los medios de comunicación nos han intentado convencer de que “todos estamos pagando la crisis”, los empresarios aumentaron sus ganancias en plena pandemia, como lo es el caso del multimillonario Andrónico Luksic , quien aumentó su fortuna en un 84,2%.

También hay que recordar que justo antes de la rebelión popular del 2019, en el congreso se estaba discutiendo rebajar la jornada laboral a 40 horas semanales, iniciativa impulsada por el Partido Comunista, quienes sacaron provecho político de la situación y el proyecto quedó estancado en el Senado. El mismo PC que le votó la Ley de Protección al Empleo al asesino de Piñera, ley que provocó las horribles cifras mencionadas en los párrafos anteriores debido a la gran cantidad de despidos y suspensiones. Por otra parte, el partido en cuestión, que dirige la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) con su presidenta, Barbara Figueroa, han hecho una tregua con el gobierno criminal, ya que han dejado pasar cada uno de los atropellos a la clase obrera sin que ni siquiera se les pase por su cabeza llamar a movilizar para enfrentar a los empresarios y al gobierno.

Esta situación es inaceptable, la clase trabajadora, la que sostiene en pie al país y al mundo entero, no tiene por qué pasarse la vida llenándole los bolsillos a los empresarios sin poder disfrutar del ocio, de la música, de la cultura, etc., que solo son privilegios a los que pueden acceder las clases acomodadas. Tenemos que repartir las horas de trabajo entre ocupados y desocupados sin que disminuyan los salarios, de hecho hay suficientes recursos para que todos los trabajadores tengan sueldos que realmente alcancen y no para llegar apenas a fin de mes, el problema es que estos recursos están en manos de un puñado de empresarios flojos y parásitos que nunca han trabajado un día de su vida. ¡Ya basta de que la clase trabajadora pague el costo de la crisis!.

Aún así, no somos ni ilusos ni utópicos, pues sabemos que la única forma de obtener estos derechos y todas nuestras reivindicaciones no es pidiéndoles por favor a los diputados y senadores para que nos voten una ley que nos favorezca, la única manera de hacerlo es con lucha y movilización en las calles, pero con una gran organización en los lugares de trabajo y de estudio, por esa razón es que siempre exigimos a la CUT, que dirige cientos de sindicatos, que salga de su tregua con el gobierno y por fín llame a movilizar en contra de este gobierno asesino de Sebastian Piñera.






Temas relacionados

Mundo Obrero Chile   /   Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO