×
×
Red Internacional

Hay un abanico de trabas que instala el Servicio Electoral, para poder ejercer el derecho de postular a una candidatura política o representar una votación popular. Desde conseguir un alto número de firmas, hasta los límites de edad, y como resultado termina siendo un instrumento que facilita a los partidos de los 30 años que poseen grandes aparatos políticos, y además hace el sistema sea totalmente antidemocrático.

Sábado 4 de septiembre | 11:46

Esta semana ha estado lleno de polémicas que han rondado al Servicio Electoral (SERVEL) y a las inscripciones de candidatos (diputados, senadores, presidenciables y CORE). Esto debido, a la cantidad de reglas (trabas) que impone el SERVEL, para poder candidatear a representantes políticos.

Tal escenario invita a revisar el como funciona y opera el SERVEL, o sea, cómo o quiénes eligen estos impedimentos para que el sistema sea lo menos democrático posible. Son 5 personas que completan el directorio del SERVEL, de distintos “sectores políticos”-con la idea de ser lo más parcial posible, aunque sea una farsa-, quienes deciden las trabas para poder postularse a algún cargo público como representante político.

Estos cargos, mencionados anteriormente, no son electos por elecciones populares, sino que se asignan mediante la confianza política que tiene el ejecutivo sobre estos. Lo que hace aún más desigual y poco representativo el cómo queremos que se elijan a los candidatos y quienes queremos que postulen.

Otro elemento a destacar, es que genera que no emerjan nuevos nombres o no haya libertad de candidatearse, eso lo define la cantidad de firmas a recolectar para poder postularse. Medida que facilita a quienes poseen grandes conglomerados políticos que se relacionan incluso con grandes empresarios, así ellos puedan entrar en la carrera electoral sin problema alguno. Dejando el trabajo más pesado a independientes o partidos pequeños.

Desde el Partido de Trabajadores Revolucionarios planteamos la urgencia de acabar con todas las trabas que impone el SERVEL, y que exista una plena libertad de poder levantar candidaturas a cargos públicos o de representación en el parlamento, así también que quienes pertenezcan al directorio del SERVEL, sean electos popularmente y no por decisión del ejecutivo. Así también, acabar con la recolección de firmas y permitir que desde los 14 años se pueda optar a un cargo público, entregando el derecho a los más jóvenes, quienes según las leyes del Estado actual, pueden caer presos, pero no pueden postularse a cargos públicos ni mucho menos votar.

Gabriel Muñoz, candidato a diputado por el distrito 8, se refirió al respecto sobre lo antidemocrático que es este servicio: “todos repudiamos la política tradicional de los 30 años. Por lo mismo, postularse a una elección debe ser un acto libre sin tanta traba como exige el SERVEL. ¿Por qué 5 funcionarios designados tendrían que decidir por millones? estas trabas se imponen para impedir que los trabajadores inscriban sus candidaturas. Hoy no se pueden inscribir dirigentes sindicales por ejemplo”.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias