×
×
Red Internacional

Con la proximidad de las elecciones presidenciales aparecen personajes que buscan lugar en la carrera presidencial. Este es el caso de Sebastián Sichel, el liberal sin partido que espera competir en las primarias junto a Chile Vamos.

Domingo 28 de marzo de 2021 | 23:48

Como figura pública ha dado a conocer sus ambiciones autodenominándose “independiente”, etiqueta que algunos candidatos sacan a relucir como una de sus principales cualidades. Él mismo se describe como una nueva cara de la política. Sin embargo, su carrera política nos demuestra una y otra vez que sus inclinaciones son claras, hablamos de un independiente que abiertamente apoyó al gobierno de Sebastián Piñera con lo que consiguió entrar en el “servicio público” a partir del 2018.

Esta es la gran trampa; con la pose de independencia le ofrece al viejo régimen la oportunidad de reinventarse ante la mirada pública, y de esta manera esquivar el rechazo y la desconfianza que generan los partidos políticos tradicionales pero… ¿Independientes de qué?

Son múltiples las contradicciones que asumen los candidatos independientes y estas resultan evidentes al poner sobre la mesa las propuestas de fondo y revisar su proceder político. Hay referentes populares e independientes que provienen directamente de la lucha social y que terminaron ocupando cupos dentro de partidos de izquierda empresariales como el PS, mismo partido que privatizó medio Chile.

También hay “independientes” que van en listas de la derecha, groseramente financiados por empresarios y que defienden las mismas políticas de la derecha. Como fue el caso de la alcaldesa Karen Rojo quien se postuló como “independiente”, gano como “independiente” y termino militando oficialmente en la UDI poco antes de ser declarada culpable de fraude.

Que no nos gobiernen los mismos de siempre

En el fondo, la apuesta presidencial “independiente” de Sichel propone un nuevo gobierno de centro derecha. Uno que desea devolverles a los empresarios la gobernabilidad, en un país que tiene la revuelta popular aun hirviendo bajo la represión del gobierno de Piñera y el pacto por la paz.

La “derecha social” como les gusta presentarse no es más que un esfuerzo por reconciliar el mundo empresarial, el mismo que lleva años invirtiendo en gobiernos serviles a sus propios intereses, con los miles de trabajadores y trabajadoras, pobladores y pobladoras, mujeres y estudiantes que viven en carne propia la desigualdad construida durante los últimos años.

La anticuada política de transición ya no tiene el mismo efecto en las masas de votantes, por lo que entran en juego los “independientes” como Sichel. Independencia que en última instancia es solo de palabra, ya que al final, es mantener vigente el chile de los 30 años. Donde la política es una inversión económica, el Estado es un aliado de los grandes empresarios y las políticas sociales son una fuerza de contención al descontento del pueblo trabajador.

Desde la Lista de los Trabajadores Revolucionarios hemos puesto en pie a nivel nacional un proyecto político independiente de las variantes patronales. Que no transa la vida de las y los trabajadores con los grandes empresarios y dueños del país. Qué no buscan formar parte de las filas de los políticos que ganan sueldos millonarios manteniendo la boca cerrada frente a la aplastante desigualdad del país.

No queremos que nos sigan gobernando los mismos de siempre ni los nuevos “reformistas” de centro derecha que en el fondo son una expresión desesperada de la crisis que hizo tambalear al régimen durante la rebelión popular de octubre del 2019. Es la ambición de un régimen de poder sellar un nuevo pacto social que permita a los empresarios seguir engrosando sus fortunas sin oposición.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias