×
×
Red Internacional

Medianos empresarios ligados a la extrema derecha. ¿Quiénes son "Fuerza del Norte" la organización del nuevo paro camionero?

Empresarios del transporte no agrupados en gremios tradicionales. Se trata de medianos empresarios y dueños de camiones de flotas más pequeñas que se movilizan tomando algunas demandas sentidas como el precio de los combustibles, pero para fortalecer una agenda de derecha. Son apoyados por la extrema derecha como el Partido Republicano y el Partido de la Gente. La gran burguesía clama porque el gobierno aplique la Ley de Seguridad Interior del Estado, y le ha quitado el piso al paro de este sector de camioneros.

Sábado 26 de noviembre de 2022 | 11:16

El nuevo dolor de cabeza del gobierno

La movilización es dirigida por un nuevo gremio no alineados con los grandes gremios transportistas de la CNTC o la CNDC: la federación gremial de transportista "Fuerza del Norte". El paro que comenzó el pasado lunes fue convocado por dos agrupaciones: Confederación Gremial de Transportistas Fuerzas del Norte y por la Agrupación de Propietarios y Conductores de Camiones Paine.

Hasta las 6 de la mañana de este jueves, desde el Ministerio del Interior tenía un catastro claro de lo que sucedía en las carreteras del país. A pesar de las advertencias y querellas del gobierno, los cortes de carretera se siguieron extendiendo desde la Región de Arica y Parinacota hasta Ñuble, contabilizando aproximadamente a más de 2 mil camiones apostados en un costado de las principales rutas del país. La gran mayoría de los cortes, sin embargo, se concentran en la zona norte del territorio nacional y en la Región de Valparaíso.

Agrupan a diversas empresas de transporte medianas y pequeñas de empresarios dueños de flotas entre la ciudad de Arica y la comuna de Buin en la Región Metropolitana, realizando trabajos de abastecimiento de bienes esenciales como alimento y otros bienes de consumo. Algunos camioneros independientes y dueños de sus vehículos adhirieron durante los primeros días. Demandan más seguridad (es decir, aumento de presencia policial) y una baja de los combustibles debido al aumento de su valor por la situación económica mundial. Han utilizado a sus trabajadores choferes para bloquear total o parcialmente las vías de carreteras a vista y paciencia de Carabineros y la población. Los dueños de los camiones se movilizan junto a los choferes, pero no se hacen cargo de la sobre explotación laboral y malas condiciones de sus trabahadores, quienes denuncian que no tienen infraestructura para alimentación, baño y descanso.

Te puede interesar: Antofagasta. ¡Basta de abuso con los choferes de camiones!: tenemos que luchar por la unidad la clase trabajadora

El gobierno se reunió este viernes sin embargo el gremio llamó a continuar debido a las querellas presentadas por el gobierno de Boric a petición de toda la burguesía del país. El primer comunicado del viernes por parte de Fuerza del Norte, que llamaba a deponer el paro a las 15:00 horas generó la bajada de puntos como La Serena, pero está por verse como continuará la siguiente semana debido al nulo apoyo que encontraron entre el gobierno y los empresarios.

Te puede interesar: Paro camioneros. Siguen las movilizaciones tras anuncio del gobierno de invocar Ley de Seguridad del Estado

¿Bastión de la nueva derecha?

Este paro es novedoso en varios sentidos. Se trata de un sector que es apoyado políticamente por la extrema derecha y sectores como el Partido de la Gente, que ha venido creciendo en influencia en la zona norte del país. Las ideas de asegurar lo propio contra la migración y contra la delincuencia hablan de como la crisis económica y migratoria alienta a sectores a ir tras paros encabezados por patrones.

Si hay una organización gremial que tiene historia en este tipo de manifestaciones es la Confederación Nacional de Dueños de Camiones (CNDC). Recordada es la paralización que este gremio encabezó en 1972 durante la Unidad Popular. Dicha agrupación hoy es encabezada por Juan Araya. La otra agrupación que históricamente ha liderado las protestas en las rutas es la Confederación Nacional de Transporte de Carga (CNTC), la cual es dirigida por Sergio Pérez. Ambas organizaciones, a diferencia de Fuerza Norte, representante a los grandes empresarios camioneros.

Ambas agrupaciones encabezaron el paro realizado durante el verano de este año tras la muerte del joven camionero Bayron Castillo. Sin embargo, en esta ocasión no han estado presente. De hecho, la CNDC y las Federaciones Regionales Gremiales del Transporte de Carga publicaron un comunicado en el que calificaron la actual movilización que “es absolutamente irresponsable convocar a paralización de actividades. En consecuencia, no somos parte de ninguna movilización”.

En agosto de 2020 los gremios de camioneros de la CNTC (Confederación Nacional de Transporte de Carga) también hicieron un paro de similares características bloqueando carreteras bajo la demanda de mayor seguridad. Se trató de un paro en la zona sur del país que involucró principalmente a la región de la Araucanía (Wallmapu) contra el pueblo mapuche exigiendo la instalación de un Estado de excepción permanente para militarizar las carreteras. El gobierno de Piñera concedió su demanda y Boric mantiene la medida impulsando el proyecto en el Congreso. En 2020 este paro fue apoyado por la Cámara Nacional del Comercio (CNC) el gremio más importante y que concentra a los principales grupos monopólicos del comercio.

¿Por qué ahora la CNC ni ningún gremio empresarial está apoyando a Fuerza Norte? Por el contrario, incluso la CPC llamó a aplicar la Ley de Seguridad Interior del Estado, algo que ha sido respaldado por los grandes medios de comunicación. Los camioneros movilizados representan un nuevo sector acaudillado por una nueva derecha. La misma que habla de cuidar las pensiones "de la expropiación del Estado", la misma que pide más militarización de las carreteras aprovechándose de casos como el asesinato del chofer Byron Castillo en Antofagasta cuyos patrones no se ha responsabilizado y respondido por aquella muerte. El aumento de la delincuencia por la crisis económica es utilizada por gremios no subsidiados por el Estado hasta la fecha. Estos empresarios pujan por quedar por sobre otros gremios a través de un choque con el Estado y desafiando el control de este sobre las vías por donde circula la economía del país.

Las muestras de apoyo y asistencia orgánica al paro han venido exclusivamente de la nueva extrema derecha como el Partido Republicano. La derecha tradicional se ha puesto detrás de los grandes gremios camioneros que han sido críticos a los métodos de Fuerza Norte. La diputada Chiara Barchiesi de este partido en terreno declara que el gobierno no defiende a estos pobres camioneros. Esta misma diputada es la defensora del paro dentro del Congreso. Junto a otros dos diputados de derecha declararon que el gobierno es responsable de los "ataques terroristas" contra los camioneros y por el alza del combustible.

La cuenta de twitter de Fuerza del Norte difunde directamente al ultra derechista Francisco Muñoz el tal "Pancho" Malo dirigente del grupo Team Patriota conocido por funar a diputados de izquierda y ser el invitado estrella para comisiones dentro del Congreso.

A Cristian Sandoval, vocero de Fuerza del Norte se le ve rodeado de políticas de extrema derecha como la ex convencional del Partido Republicado, Pollyana Rivera en una declaración de prensa en la ciudad de Arica.

El punto de la Ley de Seguridad del Estado es un reclamo de toda la burguesía, porque se juega la autoridad del Estado. Y aprovechan que en el progresismo genera simpatía la represión a los Camioneros para aplicarla, y legitimar así su utilización contra cualquier manifestante en el futuro. El Mercurio en su portada se adhirió también a esta campaña contra el paro rebelde. Economistas advierten un impacto importante de mantenerse el paro que ya lleva una semana y que afecta a varias regiones del norte y centro del país.

Paralización legislativa: ¿la expresión en las alturas del paro de camioneros’

En las alturas del Congreso la trifulca por la presidencias de las comisiones legislativa tiene paralizada la actividad parlamentaria. La derecha quiere imponer "las mayorías de septiembre de 2022" donde ganó el Rechazo a la nueva Constitución emanada de la Convención Constitucional fracasada. La centro izquierda quiere imponer "las mayorías de octubre de 2021" cuando asume Boric y se renueva el parlamento. La estrategia de la extrema derecha y la derecha tradicional ha sido bloquear la votación de presidentes de las comisiones legislativas recurriendo a la censura.

Claramente con el paro de camioneros que dirigen quieren correr más a derecha la correlación de fuerzas dentro del Estado para imponer más y más su agenda, pese a que el gobierno ha concedido cada una de las peticiones de los partidos tradicionales, incluyendo a la ex Concertación y Chile Vamos dirigido por RN y la UDI.

Trabajadores, impongamos nuestra agenda contra los patrones y su Estado

El paro de camioneros de "Fuerza del Norte" no debe ser apoyado por los trabajadores de Chile. Demandas legítimas frente al aumento del precio del combustible o las condiciones de los choferes jamás serán resueltas de mano de los dueños de camiones. Los trabajadores deben movilizarse y organizarse de manera totalmente autónoma de los patrones. Tras la movilización patronal está el deseo de empresarios de obtener subsidios que sabemos no redundarán en una mejora de las condiciones de vida de los choferes y trabajadores transportistas. Tras su movilización está la estrategia de nuevos referentes populistas de derecha que quieren hacerse de base social activa para instalar más y más su agenda securitaria. La mal llamada "agenda de seguridad" no implica ninguna mejora para la vida los trabajadores y pobres. Se trata de aumentar dotación policial y militar para resguardar los negocios de los empresarios. Quedó demostrado en el sur del país. 18 estados de excepción no han mejorado en nada la vida del pueblo trabajador y el pueblo mapuche.

La inflación realmente afecta más a los trabajadores asalariados y mientras esto ocurre los principales referentes sindicales y gremiales de los trabajadores se encuentran totalmente en la inmovilidad y pasividad. El sueldo no alcanza para fin de mes y suben cotidianamente los precios de bienes de consumo.

Según diversos economistas la paralización ya amenaza con afectar el abastecimiento de alimentos en el país y también del crecimiento económico. La Asociación de Supermercados dijo que ya hay un 20% de locales en el país con problemas para reponer productos.

Los grandes ausentes de esta discusión son los grandes sindicatos que en lugar de pelear por recomponer lo que han perdido los salarios este producto de la inflación, o de bajar los precios que son controlados por grandes monopolios, se han dedicado a negociar con el gobierno sin llamar a medidas de fuerza. Así, le regalan demandas que pueden generar simpatía en amplios sectores como la bajada de las bencinas, a gremios reaccionarios. Defienden a un gobierno que ajustó el presupuesto público y carece de ayudas sociales. Es necesario que los trabajadores nos coordinemos y movilicemos en forma independiente de los empresarios, de cualquier tipo, y de este gobierno que defiende la institucionalidad y la economía neoliberal capitalista de los últimos 30 años.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias