×
×
Red Internacional

Inflación y carestía. ¿Quién paga la crisis? Bancos aumentan un 44% sus ganancias y acumulan más de 4 mil millones de dólares en lo que va del año

Mientras las grandes mayorías se cargan el peso de la inflación, las alzas de los precios de todo lo que consumimos, de los servicios básicos, etc, el gran negocio bancario sigue ganando como si fuera cualquier año, sigue acumulando ganancias abrumadoramente, para ellos no hay crisis, solo para quienes trabajan. Entre enero y agosto reportaron a la CMF un alza del 44,23% con respecto al mismo periodo del 2021, unos 4.425 millones de dólares

Martes 4 de octubre | 06:55

Las groseras ganancias de la banca en medio de esta crisis son vergonzosas, sus reportes a la Comisión del Mercado Financiero el pasado jueves con los resultados hasta agosto [1] muestran ganancias acumuladas incluso superiores al año pasado, 2021 donde ni siquiera comenzaba la guerra en Ucrania, es una economía irracional, esto por supuesto mientras la mayoría de las familias trabajadoras apenas llegan a fin de mes, muchos endeudándose o apretándose, inflación y carestía que hoy mismo esta arrojando a miles de familias por detrás de la línea de la pobreza, contando incluso con trabajos remunerados.

Pero esto no le pasa a los banqueros, los dueños de la banca, para ellos solo hay buenas noticias, lo que le reportaron a la Comisión para el Mercado Financiero (CMF) este mes fue un alza del 44,23% en sus ganancias en lo que va del año, entre los primeros 8 meses, comparado con el mismo periodo del 2021, un acumulado de 4.425 millones de dólares ($ 3.903.649 millones de pesos) , ni con pandemia y guerra estos parásitos paran de ganar.

Pero la crisis esta igual, y la pagamos todas y todos nosotros, podríamos decir incluso que le estamos pagando sus crisis, y eso que esta comenzando, porque ningún pronostico económico o político señalan que esto vaya a disminuir pronto, hay un acuerdo general de que el 2023 será un año de recesión.

Y los datos entregados revelan aún mas cosas, como esta el nivel de créditos y colocaciones comerciales entre las mipymes y las grandes empresas, estos últimos que acostumbran a usar a los primeros para defender todo tipo de políticas neoliberales anti-trabajadores, donde los saldos se han expandido para las grandes empresas (3,1%), y contraído para las mipymes (11,4%), un calculo bancario decidor que revela el estado actual de las grandes empresas, que al igual que la banca les parece resbalar la crisis, si los que la soportan son otros. Y el dato de las mypimes es peor, como informo la misma Asociación de Bancos (ABIF), que tras el fin del programa Fogape Reactivo, el flujo de los créditos hacia ellos disminuyo un 51%. [2]

Te puede interesar: Vamos por un aumento general de los sueldos, un salario base mínimo de $650 mil y medidas para controlar la especulación con los precios

Por esto, y porque no queremos seguir pagando más esta inflación y que nos aumenten los precios de todo: ¡aumento general de los sueldos ahora! Los sueldos deben reajustarse automáticamente según la inflación y el salario base mínimo debe ser de $650.000, tal como hoy exige el sindicato de Starbucks y otros sindicatos de la juventud precarizada. Como ellos le han dicho al gobierno de Boric: ¡faltan $250.000 para el salario mínimo! Algo requerido por cientos de miles de familias trabajadoras que hoy se encuentran al límite o dentro de lo que el mismo Estado define como la línea de la pobreza.

Pero no basta con el salario. Los precios están entregados al control de grandes grupos económicos, que también son dueños de la banca, que primero piensan en sus ganancias y no en las necesidades de la mayoría. Hay que terminar con el lucro capitalista en los servicios esenciales como el agua, luz, gas y las comunicaciones nacionalizando esas empresas bajo gestión de trabajadores y usuarios. En bienes básicos como la industria alimenticia y el retail, es necesario establecer el control sobre los precios mediante comités de trabajadores y consumidores. La clase trabajadora tiene el potencial de poder garantizar el abastecimiento, a precios accesibles, para toda la población, controlando las cadenas de productos esenciales, desde la producción, distribución hasta la venta en grandes supermercados.

Y para esto tienen que ponerse a la cabeza quienes dicen representar los intereses de quienes trabajan, las centrales sindicales, como la CUT y demás organizaciones sindicales. Basta de subordinar los intereses de las y los trabajadores al gobierno de Gabriel Boric. Mientras más se niegan a impulsar la defensa de las condiciones de vida de la clase trabajadora, más avanza la derecha y la agenda de los grandes empresarios. Es urgente un plan de lucha hacia un paro nacional en contra de las alzas y en defensa del salario, como lo vienen haciendo sindicatos en diversos países del mundo, como los portuarios en Inglaterra y Alemania. Para imponer esta exigencia, los sectores del sindicalismo crítico, las organizaciones sociales, estudiantiles y territoriales debemos impulsar instancias de coordinación para apoyar cada lucha y huelga como la que protagonizan trabajadores de Inacap o los pescadores de la bahía de Quintero, e impulsar una fuerte campaña por el salario como proponen desde el sindicato de Starbucks que el lunes 10 de octubre organizarán un Encuentro nacional de trabajadoras y trabajadores precarizados.

Te puede interesar: Encuentro Internacional de trabajadores de la comida rápida. Entrevista a dirigente sindical Starbucks a días de realizarse el Encuentro


[1Comisión informa el desempeño de bancos y cooperativas supervisadas a agosto de 2022
https://www.cmfchile.cl/portal/prensa/615/w3-article-53584.html

[2Bancos reportan alza de 25% en sus ganancias y superan los us$522 millones en agosto. DF.cl https://www.df.cl/mercados/banca-fintech/bancos-reportan-alza-de-25-en-sus-ganancias-y-superan-los-us-522

Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias