×
×
Red Internacional

Huelga general sanitaria.Portuarios derrotan a Piñera: ¡Hay fuerzas para ir por más! Vamos por un plan de emergencia para que la crisis no la pague el pueblo

Con la fuerza de los portuarios y la amenaza de la huelga general, en el marco de un creciente descontento popular Piñera es derrotado en el TC. Los trabajadores marcan el camino. ¡Hay fuerzas para ir por más!. A conquistar un plan de emergencia para que la crisis sanitaria no la siga pagando el pueblo. ¡A preparar la Huelga General!

Miércoles 28 de abril | 05:10

Los portuarios derrotan al gobierno con paralización y jornadas de protesta

El paro portuario derrotó al gobierno de Piñera y quedó en la retina del conjunto del pueblo que apoyó con cacerolazos el llamado a lucha de los portuarios. En la última jornada (26, 27 de abril) paralizaron 5 turnos, en 17 puertos en un paro nacional que convoca a más de 8 mil trabajadores de 25 terminales.

La detención de faenas, comenzó a eso de las 15.30 horas puertos de Iquique, Tocopilla, Antofagasta, Chañaral, Caldera, Huasco, Quintero-Ventanas, San Antonio, Talcahuano-San Vicente, Coronel, Penco-Lirquén, CAP, Corral, Puerto Montt, Calbuco, Chacabuco y Punta Arenas, además del Terminal 2 del Puerto de Valparaíso.

Fue una jornada de protesta nacional y paro, que tuvo como sello la combatividad de los trabajadores portuarios en la zona central y en el puerto de Iquique que bloquearon accesos, se movilizaron junto a sectores populares y trabajadores en diferentes plazas del país.

¡Esto lo hacemos por el pueblo! era el grito de los portuarios que se instalaron en el escenario nacional y tensionaron a todo el arco político y sindical de la clase trabajadora. Los sindicatos adheridos a la unión portuaria protagonizaron importantes jornadas de lucha, pero también fueron sacudidos los puertos donde aún existen los sindicatos patronales como la COTRAPORCHI (DC-PS) donde las bases portuarias impusieron el paro. Así se vio en Coquimbo y el paro de 2 horas del patio el cobre en Puerto Angamos (mejillones), mientras que en Arica y mejillones crece el cuestionamiento.

Se puso en movimiento uno de los sectores estratégicos de la clase trabajadora, que le hizo una amenaza al gobierno en nombre de todo el pueblo. Estas históricas jornadas de movilización fueron acompañadas de protestas en poblaciones, cacerolazos y barricadas. El discurso de políticos del régimen era explícito; si Piñera no retrocede se va a profundizar el paro portuario en una huelga general, eso es lo que tenemos que evitar.

No fueron las maniobras y amenazas parlamentarias de la ex-Concertación, el F.A. o el PC lo que hizo retroceder al régimen, y torció la voluntad del TC. No fueron las “acusaciones constitucionales” lo que pusieron entre la espada y la pared al gobierno. Y es que Piñera era sostenido por el gran capital y los dueños de Chile intentaron frenar el tercer retiro del 10%.

Fue la fuerza de la paralización de los portuarios, que bloqueando la cadena de exportaciones de la economía nacional, y que junto al llamado de la huelga general y la posibilidad de que se extienda el paro a otros sectores productivos, en medio de la crisis sanitaria y un creciente descontento popular, es lo que terminó de definir la relación de fuerzas.

Conquistamos el 10% ¡Con la unidad de la clase trabajadora podemos ir por más! Es urgente un plan de emergencia para que la crisis no la siga pagando el pueblo

Los portuarios se pusieron a la cabeza del reclamo del conjunto de la población. Si bien el tercer retiro no resuelve la problemática de fondo, era una necesidad frente a la respuesta criminal del gobierno que busca combatir el covid con represión y bonos donde nadie califica.

Estos días de intensas jornadas de movilización pusieron en la palestra este problema, las condiciones de vida en las que está el pueblo trabajador. Pero ¿donde estuvo la CUT y la “oposición” en los días clave sobre el debate del tercer retiro del 10%? Mientras se proclamaba el paro en los puertos del país, las direcciones del PC y el PS en la CUT se limitaron a hacer llamados de alerta, pero sin tomar ninguna medida que apunta a unificar a la clase trabajadora frente a las medidas autoritarias de Piñera.

El silencio de las burocracias sindicales dirigidas por el ex concertación y el PC es acorde a la estrategia de estos partidos. Que junto al frente amplio se limitaron a realizar maniobras parlamentarias, mientras lo que estaba planteado era llamar y organizar un plan de lucha y preparar un gran paro nacional para derrotar al gobierno.

Con el paro portuario pudimos arrebatar el 10%, pero con la unidad de toda la clase trabajadora podemos ir por mucho más y conquistar un verdadero plan de emergencia al servicio de las necesidades de la clase trabajadora y el pueblo, no de los empresarios y sus ganancias. ¡Basta de pelear divididos!

Con un paro nacional efectivo y huelga podemos conquistar un Ingreso universal de emergencia para desempleados, trabajadores informales y dueñas de casa de $550.000. La prohibición inmediata de los despidos y suspensiones, asegurando el pago íntegro del salario que para nosotros no debe ser inferior a $550.000 bajo cualquier circunstancia, incluso en todos los lugares que cierren por cuarentena se debe garantizar ingreso no inferior a $550.000 a cada trabajador. Creación de Comités de Higiene y Seguridad en cada lugar de trabajo para decidir la suspensión de labores no esenciales o readecuación.

La centralización del sistema de salud privado y público, nacionalizando clínicas y laboratorios privados que lucran con la salud y la vida de las personas, para poner toda la infraestructura al servicio de combatir la pandemia Sueldos dignos y contratación inmediata de personal bajo condiciones dignas, entre otras medidas.

¡A extender el ejemplo de los portuarios!
Con asambleas y comités en todos los lugares de trabajo, para decidir desde las bases como preparar de forma efectiva el llamado a Huelga General.

La paralización de 25 terminales, por casi 72 horas mostró la fuerza decisiva de los trabajadores portuarios. Basta de seguir en una cuarentena hecha a la medida de las empresas.

Pero el triunfo del paro portuario para conseguir el tercer retiro del 10% muestra las fuerzas que tienen los trabajadores y la capacidad de poner en jaque al gobierno y toda la economía. Es necesario avanzar en la coordinación de los trabajadores de distintos sectores y pasar de las palabras a los hechos, para preparar una huelga general efectiva este 30 de Abril. ¡Vamos por la unidad de toda la clase trabajadora!

Por eso es necesario impulsar asambleas generales en todos los puertos del país para discutir cómo desarrollar esta perspectiva, organizar comisiones de convencimiento para llegar a todas las minas, industrias, forestales, bancos y aeropuertos y las poblaciones.

¡Vamos trabajadores, tenemos que unirnos! Y utilizar el llamado a huelga general sanitaria, como un gran puntapié de la movilización nacional para que la crisis la paguen los empresarios.

Chile despertó, Fuera Piñera ¡Los trabajadores tenemos la fuerza!

Piñera no se va ir. Lo tenemos que tirar con la fuerza de los trabajadores, las poblaciones y la juventud con una verdadera Asamblea Constituyente Libre y Soberana para echar abajo toda la herencia de la dictadura en perspectiva de un gobierno de las y los trabajadores; que termine con el trabajo eventual, el Subcontrato y el trabajo precario ¡todos a planta!

Para recuperar los recursos naturales, y re-nacionalizar los puertos bajo control de los trabajadores y el pueblo, sacándonos de encima a los pulpos empresariales como los Von Appen y Luksic y poniendo las enormes ganancias de los puertos al servicio de las necesidades del pueblo trabajador. Los trabajadores tenemos la fuerza.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias