×
×
Red Internacional

Educación. PAES: La nueva prueba de selección universitaria que mantiene el acento en la segregación

Durante esta semana, el Ministerio de Educación junto al comité técnico de acceso y el DEMRE presentaron la nueva prueba de selección universitaria que reemplazará, a finales de este año, a la Prueba de Transición (PDT) que, a su vez, reemplazó a la PSU.

Sábado 22 de enero | 09:32

El nuevo instrumento llamado “Prueba de Acceso a la Educación Superior” (PAES), mantendrá el formato de rendición que contempla dos pruebas obligatorias: competencia lectora y matemática, considerando los contenidos de 7mo a 2do medio. Por su parte, las pruebas electivas suman una nueva prueba, a las tradicionales de ciencias e historia y ciencias sociales, se le suma competencia matemática 2, que medirá contenidos de 3ero y 4to medio, para quienes quieran optar por carreras más científicas como geología, física, astronomía, química y las ingenierías, entre otras.

Otro elemento que cambia es la escala de resultados, se elimina la actual escala (que va de 150 a 850 puntos) y se reemplaza por una que va desde los 100 y los 1000 puntos. Según lo explica la página del DEMRE “esta escala sigue las recomendaciones de expertos, que han apuntado a agrandar el rango de puntajes para obtener una mayor precisión de los resultados, y se aplicará a todos los instrumentos de acceso: pruebas, NEM y Ranking de Notas”.

Otra novedad es que las y los estudiantes podrán rendir 2 veces la prueba durante el año: una será en invierno y otra en verano. De esta forma quienes la rindan podrán elegir el mejor resultado que hayan obtenido en cada test.

El actual ministro de educación Raúl Figueroa señaló que este nuevo instrumento “pone término al periodo de transición e inicia una nueva etapa en el sistema de acceso a la educación superior” (…) “La PAES tendrá como objetivo evaluar competencias, es decir, tanto el ‘saber’ como el ‘saber hacer’, considerando los conocimientos de los estudiantes, pero también sus habilidades y por lo tanto su capacidad de integrar y utilizar estos conocimientos en diversos contextos”, agrega “que las nuevas pruebas buscarán ser más cercanas a las distintas experiencias de los postulantes, utilizando un lenguaje más cotidiano y pertinente a sus diversas realidades”.

Hay que recordar que el cambio de instrumento se realiza, ya que el 2020 el Comité Técnico de Acceso al Subsistema Universitario (compuesto por siete rectores de universidades y presidido por el Subsecretario de Educación Superior) definió reemplazar la PSU mediante un proceso paulatino, es así como a finales del 2021 se aplicó la PDT y durante el presente año se establece definitivamente la PAES como nuevo instrumento de selección universitario.

¡POR UN SISTEMA DE LIBRE ACCESO A LA EDUCACION SUPERIOR!

Pruebas estandarizadas bajo el nombre que sea, son instrumentos de clase y género que segregan. Y así lo evidencian los resultados de la última PDT: de las 346 comunas del país 6 comunas de la región metropolitana obtienen el 52% de los mejores resultados: Las Condes, Vitacura, Lo Barnechea, Providencia, La Reina y Ñuñoa. De los 2719 colegios que rindieron la prueba 406 son particulares y 95 de ellos alcanzaron el top 100 de los mejores puntajes. El mejor colegio es el colegio particular Cordillera de Las Condes que obtuvo 7 puntajes nacionales y un promedio de 698 puntos; el mejor colegio subvencionado fue Colegio Palmares con 638 puntos, y el mejor municipal fue el Liceo Augusto D´Halmar de Ñuñoa con un promedio de 673 puntos.

Por otro lado, más de 235 mil personas rindieron la PDT de ellas un poco más de 130 mil eran mujeres y un poco más de 105 mil hombres, y solo 180 de ellas fueron puntaje nacional. Si bien aún no sale el análisis de datos que realiza el DEMRE cada año, se debe esperar la misma tendencia anual donde los hombres obtienen los mejores resultados frente a las mujeres. Solo hay que recordar los resultados del 2018 donde el 79% de los hombres fue puntaje nacional versus el 21% de mujeres.

A estos antecedentes hay que agregar la diferencia que existe entre colegio humanistas científicos frente a los liceos técnicos donde la brecha aún existe.

Las pruebas estandarizadas son un instrumento más de la educación de mercado. Mientras más recursos y comodidades tienen los espacios educativos mejores serán los resultados, mucho más si las condiciones materiales y culturales de las y los jóvenes que rinden la prueba son inmejorables.

Nos encontramos ad portas de un nuevo gobierno que busca sostener los pilares de los últimos 30 años y si bien ayer el presidente electo dio a conocer su gabinete donde ha sido nombrado como nuevo ministro de educación un profesor, no se ve ninguna intención de modificar la lógica de mercado que sostiene a la educación chilena.

Debe existir un sistema de libre acceso a la educación superior como un derecho asegurado, donde inicialmente y para quien lo requiera, se garantice la realización de un bachillerato de nivelación para apoyar a quienes tienen peor base educativa; es una realidad que algunas/os estudiantes requieren nivelación y eso no se puede negar. Además, porque un primer paso es ingresar a la universidad, pero distinto es lograr mantenerse.

La lucha por una educación que sea de libre acceso, gratuita, laica y no sexista debe volver a ponerse en la palestra, más cuando desde el ministerio de educación no tienen problema en gastar cerca de $270 millones de pesos en campañas de publicidad para promover el retorno a clase, sin condiciones de seguridad e higiene, y con cientos de despidos entre las y los trabajadores de la educación.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias