×
×
Red Internacional

Este 9 de agosto se conmemoran dos años del asesinato del joven negro Michael Brown a manos de la policía estadounidense. Desde La Izquierda Diario lo recordamos y a todos nuestros hermanos de clase que han sido asesinados por la policía.

Felix MelitaEstudiante de Psicología Universidad de Antofagasta

Martes 9 de agosto de 2016 | 15:52

Ferguson: 9 de agosto del 2014, Michael Brown de 18 años es abatido a tiros por el oficial de policía Darren Wilson, quien en su relato afirmaba que Brown acababa de cometer un asalto en una tienda del sector. Sin embargo, no hubo pruebas suficientes para comprobar la veracidad del discurso entregado por él.

Las manos en alto del joven Michael Brown indicaban que se encontraba desarmado, sin embargo, esto no fue suficiente para Wilson, quien arremetió al menos seis disparos contra Brown provocándole la muerte. Pasarían menos de cuatro meses para que Darren fuera absuelto y quedara sin cargos por el jurado, el cual fue compuesto por doce personas, nueve de ellas blancas y tres afroamericanas, una proporción que definitivamente no representa la población de Ferguson, con dos tercios de afroamericanos.

Ante esta situación, la familia Brown manifestó: “Estamos profundamente decepcionados de que el asesino de nuestro hijo no deba enfrentar las consecuencias de sus actos”, haciendo un llamado a realizar manifestaciones pacíficas en repudio a los crímenes raciales cometidos por la policía estadounidense.

El Presidente Barack Obama, “representante” de la población negra de Estados Unidos ante la decisión dictaminada por el jurado declaró: “Tenemos que aceptar que esta fue la decisión del jurado”, naturalizando la impunidad a los crímenes de odio racial y llamando de esta forma a la juventud y la comunidad afroamericana a resignarse y mantenerse quieta frente a esta injusticia.

Mientras Obama llamaba a la calma, la policía arremetía contra la población negra con bombas lacrimógenas en el centro de la ciudad.

No justice, No peace

Las calles de Ferguson reunieron cientos de personas que salieron con pancartas que luego se levantarían como banderas de lucha, tales como #BlackLivesMatter o No Justice, No Peace, que pasarían a ser movimientos que se mantendrán hasta el día de hoy, peleando en las calles a pesar de la gran represión ejercida por la policía racista que sirve a los intereses de la clase dominante.

Ante este contexto de represión, la juventud negra abrirá sus ojos, saldrá a las calles y cuestionará a la policía, el régimen de segregación social y racial, y la ineficiencia de Barack Obama ante la brutalidad policial y gubernamental para con el pueblo negro y obrero, abandonando la esperanza de un amparo en su figura.

“El obrero blanco no podrá emanciparse allí donde se estigmatiza al obrero negro”

No hay patria que pertenezca a la clase obrera ni fronteras que la divida. Si bien aún perdura el racismo, la xenofobia y el machismo dentro de la población trabajadora internacional, estos elementos deben combatirse, para generar una unión de los sectores explotados y oprimidos de la sociedad y así golpear con un solo puño a todos los males que nos afectan día a día en este sistema basado en la apropiación de la riqueza producida por los y las trabajadoras.

Sólo nuestra auto-organización y nuestra independencia de clase nos permitirá avanzar y concretizar nuestras demandas, a través de una coordinación internacional que luche por nuestros derechos y abra el paso a las mujeres obreras, la diversidad sexual, étnica y racial, la juventud y la clase trabajadora.

Como afirmaba Trotsky en relación a los revolucionarios africanos en 1932:

“Podemos y debemos encontrar el camino hacia la conciencia de los trabajadores negros, chinos, hindúes, a todos los oprimidos de ese océano humano que constituyen las razas de color, que son las que tendrán la última palabra en el desarrollo de la humanidad.”




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias