×
×
Red Internacional

África Occidental.Malí: ¿Por qué le preocupa a Francia un posible despliegue de mercenarios rusos?

La llegada del Grupo Wagner a Mali podría fortalecer la presencia rusa en la región, lo que ejerce una presión adicional sobre el imperialismo francés en África.

Jueves 16 de septiembre | Edición del día

La noticia fue revelada el pasado lunes por Reuters pero obviamente ya había preocupación entre los gobiernos occidentales, especialmente el francés: la empresa mercenaria rusa Wagner Group está a punto de llegar a un acuerdo con el gobierno golpista de Malí para un despliegue de sus soldados en el país. Aunque por el momento no se ha firmado nada, algunos miembros del gobierno de Malí han afirmado que existen contactos entre las dos partes.

Según fuentes consultadas por Reuters, el acuerdo implicaría el despliegue de alrededor de 1.000 efectivos en Malí (algunos estiman que sería un número menor). El conjunto costaría 9,15 millones de euros mensuales al estado de Malí pero también concesiones para la explotación de tres yacimientos mineros por parte de empresas vinculadas al Grupo Wagner. Se dice que los mercenarios rusos están a cargo tanto de entrenar a los soldados malienses como de proteger a los miembros del gobierno.

Una vez que se hizo pública, esta noticia provocó una reacción de los principales líderes occidentales, especialmente Francia. En efecto, Jean-Yves Le Drian consideró que el Grupo Wagner está formado por "personas que se distinguen por violaciones del derecho humanitario" y que su despliegue en Malí "sería incompatible con la presencia internacional y europea". Por su parte, la ministra de las Fuerzas Armadas, Florence Parly, declaró que “si se hubiera llegado a un acuerdo para desplegar mercenarios, sería incompatible con nuestra estrategia en el Sahel”. Sin decir claramente si en tal caso Francia dejaría Malí. Sin embargo, algunos especulan que Francia posiblemente podría trasladar sus fuerzas de Malí a Níger si se llega a un acuerdo con Wagner Group.

Otros líderes imperialistas también han reaccionado para oponerse a tal perspectiva. Así, la ministra de Defensa alemana, Annegret Kramp-Karrenbauer, declaró: "si se confirma la cooperación entre Malí y los grupos mercenarios rusos, se cuestiona el mandato del ejército alemán, la misión de la ONU en Malí (Minusma) y la misión de formación de la UE”. Por tanto, se podría congelar la financiación internacional para Malí, así como el entrenamiento de las fuerzas armadas malienses.

Tampoco es casualidad que Emmanuel Macron haya anunciado actualmente el asesinato del líder del Estado Islámico en el Gran Sahel, Abu Walid al-Sahrawi, sin dar detalles del hecho.

De hecho, Francia está muy preocupada por tal desarrollo en un país central por sus intereses en el Sahel y en África en general. Y esta preocupación nada tiene que ver con la lucha contra los grupos armados islámicos y menos aún con la protección de los derechos humanos de las poblaciones civiles, que son víctimas de abusos por parte de los grupos armados islámicos radicales, milicias locales pero también de los ejércitos malienses y franceses. Si los líderes franceses denuncian las violaciones de derechos humanos por parte del Grupo Wagner, también hay que decir que estos crímenes no impidieron que Francia estuviera en el mismo campo que los mercenarios rusos en Libia, donde ambos apoyaron al mariscal Khalifa Haftar.

El caso es que Francia se encuentra en plena rearticulación de su presencia militar en el Sahel donde pretende sustituir parte de sus 5.100 efectivos por tropas internacionales, especialmente europeas. En el contexto de la salida caótica de las fuerzas estadounidenses y de la OTAN de Afganistán, y el destino catastrófico del gobierno afgano, las autoridades malienses están tratando de acelerar la diversificación de sus socios internacionales. Por lo tanto, Rusia (y China) parecen, por lo tanto, ser partidarios potenciales. Y tanto más desde el inicio de la intervención francesa en 2013, las organizaciones islámicas solo se han multiplicado, y han ampliado su influencia en diferentes regiones del país y en otros países del continente. En otras palabras, desde el comienzo de la operación francesa la situación de seguridad y militar se ha deteriorado.

También en este contexto, Rusia está tratando de llenar un cierto vacío que el retroceso francés deja en la región. Otras potencias podrían intentar hacer lo mismo, como China. Es una perspectiva catastrófica para el imperialismo francés, que depende en gran medida de su control económico, político y militar en una parte significativa del continente africano, para seguir formando parte del grupo de las grandes potencias mundiales. Sin duda, el despliegue del Grupo Wagner supondría abrir el camino al capital ruso en varios sectores y, por tanto, obstaculizar al mismo tiempo los planes estratégicos de Francia en África.

Por su parte, el gobierno de Malí, consciente de estas contradicciones, está tratando de aprovechar esta competencia. Algunas organizaciones políticas también están mostrando su apoyo a la participación rusa en Malí . “Si Wagner fue a liberar a Siria, si Wagner fue a liberar a la República Centroafricana, entonces le damos la bienvenida a Wagner en Bamako para liberar a Mali. En la guerra asimétrica, ofrecemos una solución asimétrica, que se llama Wagner. Es la verdad y hoy es el fin de la Françafrique” Declaró Adama Ben Diarra, portavoz del colectivo Yerewolo - de pie en las murallas. Sin embargo, una posible llegada del Grupo Wagner a Mali no sería antiimperialista. La reaccionaria Rusia de Putin no es en modo alguno un aliado del pueblo maliense frente a Françafrique. Al contrario, dondequiera que intervengan tropas rusas (privadas o del ejército ruso), es para defender los intereses del capitalismo ruso y nunca los de los explotados y oprimidos.

En este contexto, para nosotros se trata de reafirmar nuestra oposición a las intervenciones extranjeras, y en particular de las francesas, en el Sahel. Ni el fortalecimiento de la intervención francesa ni su re-articulación pueden poner fin a la barbarie de los grupos islámicos radicales en el Sahel. La intervención del Grupo Wagner tampoco es una solución, como demuestran todas sus intervenciones en el continente.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias