Política Chile

PROCESO CONSTITUYENTE

Los partidos del orden se unen para asegurar las normas antidemocráticas de la Convención

Tras la aparición de la "Vocería de los pueblos", los partidos del orden salieron a rechazar tajantemente las declaraciones de esta coordinación.

Sábado 12 de junio

Durante esta semana se presentó la “Vocería de los pueblos por un nuevo Chile”, una articulación compuesta por 34 constituyentes pertenecientes a la lista del pueblo, movimientos sociales y de pueblos originarios. Se declaran independientes de los partidos tradicionales, el poder económico y eclesiástico, y señalan, entre otros puntos:

“ (...) Nos llamamos a hacer efectiva la soberanía popular de la constituyente, expresada tanto en el reglamento como en las normativas que debe darse, sin subordinarnos a un Acuerdo por la Paz que nunca suscribieron los pueblos. Lo afirmamos también respecto de toda la institucionalidad de nuestro país, que habrá de someterse al fin a la deliberación popular.”

Además, establecen 6 garantías democráticas para el proceso constituyente: Libertad para lxs presxs de la revuelta y Mapuche; Verdad y Justicia por la violación sistemática de los derechos humanos de ayer y hoy; Reparación por las miles de víctimas de violaciones a los derechos humanos, junto con poner freno a la devastación socioambiental y todos los proyectos que pretenden profundizarla; Desmilitarización del Wallmapu, para abrir paso a un Estado Plurinacional; No más expulsiones de las personas migrantes; y Soberanía, el proceso abierto no puede estar limitado por reglas inamovibles, sino que debe ser expresivo de la voluntad popular

Te puede interesar: Vocería de los pueblos: un paso adelante que solo con movilización y autoorganización puede poner fin a las herencias y al régimen de la dictadura

Reacción en cadena de los partidos del orden

La respuesta de la casta política tradicional frente a esta coordinación no demoró en aparecer. Es así, como 91 personas ligadas a gobiernos de la ex Concertación firmaron un documento para “defender la Convención Constitucional”, donde declaran, en un tono similar a lo declarado por el gobierno: “Hoy, una parte minoritaria de los 155 constituyentes elegidos democráticamente, supuestamente investidos por algún otro tipo de soberanía popular, se pronuncia por el desconocimiento de las reglas convencionales acordadas y ratificadas por la más alta mayoría habida en democracia. Es un gesto que arriesga entrabar la puesta en marcha de la Convención, socavando las bases y normas con las que fue convocada”

Te puede interesar: La Vieja Concertación se cuadra para defender las trampas de la Convención: 91 figuras de la "centroizquierda" firman carta contra "Vocería del Pueblo"

Por su parte, Joaquín Lavín, candidato a presidente por la UDI, declaró: “Muy mal que haya personas que están ahí y hoy digan vamos a hacer lo que queremos” (...) “No, ustedes van a hacer lo que tienen que hacer, qué es escribir una nueva Constitución, poniéndose de acuerdo por 2/3 de sus integrantes”

El gobierno, mediante su vocero Jaime Bellolio, rechazó la declaración de la vocería de los pueblos indicando: “Como gobierno tenemos un rol y ese rol es primero garantizar la independencia que tenga esa misma Constituyente. Entonces, que algunos quieran confundir y engañar al pueblo chileno, diciendo que las reglas que votó la inmensa parte del país ahora ya no valen, significa un acto de poco aprecio a la democracia”

A su vez, Yasna Provoste, presidenta del Senado, comentó a un programa radial: “Ningún grupo tiene hoy día la posibilidad de imponer al otro normas de funcionamiento. Eso requiere que se avance rápidamente en imponer las condiciones de reglamento de cómo va a funcionar la Convención, que es una tarea desde un principio asumida por la propia Convención”; sobre la afirmación de que la vocería de los pueblos no se subordinara al Acuerdo por la Paz, señaló “Es bien extraño, porque precisamente el Acuerdo por la Paz es el que establece el cronograma constituyente”

A este debate se sumó también la Corte Suprema, ya que el texto del pacto por la paz señala que la Corte Suprema será la encargada de resolver las controversias respecto del ordenamiento que surjan durante el trabajo de la convención, es decir, será la encargada de vigilar el cumplimiento de las normas.

Las declaraciones del antiguo régimen, expresan el temor que se le tiene a la fuerza autoorganizada que se gesta en movimientos sociales, en los pueblos originarios y en los distintos territorios.

También es interesante cómo su idea de democracia aplica para defender un pacto hecho a la medida del régimen y de los grandes empresarios, pero no para respetar el valido derecho que tiene la población para protestar cuando, mediante las instituciones criminales de seguridad y orden del Estado, han asesinado, mutilado, y violado los derechos humanos de mujeres, obreros y pobladores, desde el estallido social del 2019; y para qué hablar del trato que le han dado a las comunidades Mapuches instalando un zona militariza y permitiendo la existencia de grupos paramilitares en la zona del Wallmapu.

Como Partido de Trabajadores Revolucionarios estamos de acuerdo con el llamado que levanta la vocería de los pueblos, y creemos que solo con la fuerza de la movilización podremos imponer estas medidas. A la vez, pensamos que esta vocería debería ligarse a la coordinación con sindicatos, asambleas territoriales, organizaciones estudiantiles, y a los familiares de presxs de la revuelta, para que se cumpla lo propuesto y avanzar a que la Convención sea realmente soberana.

Es vital la unidad y la coordinación de la clase trabajadora junto al pueblo, porque la oligarquía chilena y los partidos tradicionales darán una gran batalla para no ceder y defender los términos de la Convención.

Por esto, los espacios de discusión que levanta la lista del pueblo deben ser abiertas, y no para quienes cumplan los requisitos que ellos imponen, pero sobre todo debe avanzar a crear comités de acción, de lucha, de huelga, que junto a las organizaciones territoriales, retomen el camino que abrió octubre para alcanzar una huelga general que permita enfrentar el régimen heredado desde la dictadura.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO