×
×
Red Internacional

SalmonChile presentó una querella contra SERNAPERCA y las gobernaciones de Chiloé y Llanquihue, afirmando que la empresa perdió alrededor de US$ 2 millones, producto de las manifestaciones en Chiloé.

Domingo 22 de mayo de 2016 | 13:41

La empresa SalmonChile presentó una querella contra el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (SERNAPESCA) y contra las gobernaciones de Chiloé y Llanquihue, asegurando que están violando su “garantía constitucional a la propiedad de los peces”. Esto debido a que SalmonChile afirma haber perdido cerca de 115.000 salmones, lo que vendría a ser una pérdida de dos millones de dólares, atribuidos a las manifestaciones en la región de Los Lagos.

La acción se llevó a cabo en la Corte de Apelaciones de Puerto Montt y fue presentada por Felipe Manterola, gerente general de SalmonChile y en representación de diversas empresas, entre ellas: Cultivos Yadrán, Sur Procesos, Salmones Pacific Star, Exportadora Los Fiordos y Río Dulce. Manterola afirmó que “desde que se inició la toma de carreteras y accesos marítimos a la Isla de Chiloé, el 3 de mayo de 2016, ha sido imposible acceder a los viveros ubicados en el litoral de Quellón, ya que -por la fuerza- los pescadores impiden el acceso (…) de los trabajadores (…) para atender a los peces”. Además, acusa a las gobernaciones de ineficientes, ya que “teniendo las facultades legales, han omitido mantener las calles y puertos de Chiloé y de Pargua libres al tránsito”, asegura el gerente.

Intereses empresariales y demandas obreras: Dos realidades incompatibles

Ante las declaraciones de Felipe Manterola, operarios cesantes de las salmoneras afirman que la responsabilidad de toda esta catástrofe no se debe a sus protestas, sino que “los mismos empresarios del salmón fueron los causantes de esta tragedia por su avaricia, por medios políticos. Porque ellos aseguraron su salmón, después mataron y contaminaron. Después de eso llegaron al nivel de tener que tirar sus salmones a 18 millas náuticas", denuncian. Entonces, “el rubro del salmón fue el que mató y causó esta desgracia. Es una epidemia que está afectando a la gran mayoría de Puerto Montt y Chiloé”, afirman los operarios cesantes de las salmoneras.

Mientras que las grandes empresas extractivistas de salmón privilegian sus intereses monetarios, trabajadores son despedidos y privados de sus principales fuentes de ingreso económico. Estas salen a presionar al gobierno para que este arremeta con mayor represión e intransigencia ante todas las demandas que viene levantando el pueblo de Chiloé, y que no son solucionadas, en su totalidad, pese a los acuerdos de dirigentes con las autoridades.

No por nada el gerente general de SalmonChile increpa a las autoridades regionales, afirmando que pudieron haber disuadido todo el movimiento chilote que cortó accesos a distintos puntos de la zona. Sin embargo, el gobierno también ha actuado en contra del pueblo trabajador y pescador, declarando admisible la querella u ofreciéndole inicialmente un mísero bono de 100 mil pesos y enviando a las fuerzas especiales de Carabineros a reprimir todo tipo de manifestación a nivel nacional que se desarrollara en apoyo al sector afectado por la crisis.

Frente a esto, es primordial la unidad y auto-organización de trabajadores y pescadores, para que de esta forma sean ellos los que decidan qué hacer con la industria salmonera y cómo manejarla en pos del bien de los habitantes y no de los empresarios. Por ejemplo, mediante el control obrero de las industrias y fábricas, y también de todo el funcionamiento y el trabajo en la pesca. Esta es la única manera en que el interés social tras la producción no tenga como motor el enriquecimiento a toda costa de una minoría por sobre una mayoría.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias