Mundo Obrero Chile

COLAPSO SANITARIO

Inaceptable y descarado: ministro Paris echa la culpa del colapso sanitario a trabajadores del Barros Luco ¡El Gobierno es responsable!

El día de hoy, de forma completamente inadmisible, el gobierno a través del ministro Paris y el subsecretario de redes asistenciales, se tiraron contra las y los trabajadores del hospital Barros Luco que están movilizados por el agobio y maltrato que sufren, a la vez que están exigiendo condiciones dignas para toda la población. Es momento de una amplia solidaridad con las y los trabajadores de la salud.

Sábado 12 de junio | 18:56

Las y los trabajadores del Hospital Barros Luco Trudeau se encuentran en estado de movilización denunciando que “ya nos damos más con el agobio que sufrimos” según nos relataron trabajadores del hospital.

Sin embargo en el balance sanitario del día de hoy, el subsecretario Dougnac y el ministro Paris culpan a trabajadores del Barros Luco por la situación de colapso sanitario y que mantienen “bloqueadas 27 camas” de atención a pacientes. Llama la atención este llamado hipócrita de decir que faltan camas justo cuando las y los trabajadores se movilizan, pues son ellos quienes vienen denunciando hace mucho tiempo antes que no hay personal para atender las camas. Son las y los trabajadores quienes más de un año se han sacado la cresta, exponiendo sus vidas y su salud para la mejor atención al pueblo mientras este gobierno lleva a la muerte y el contagio.

Paris se “indigna” de la movilización de las y los trabajadores que son quienes durante más de un año han sostenido junto a todas y todos los trabajadores de la salud del pais la situación de pandemia, pero no se indignan que los empresarios sean responsables de altas colas abriendo sus tiendas como en el Costanera Center.

Pero el descaro es tremendo. Cuando hablaba en su conferencia de prensa, otro trabajador de la salud ha muerto combatiendo el virus, TENS de Urgencia Adulto del Hospital Clínico Félix Bulnes.

Esta situación la viven trabajadores de todos los hospitales y centros de salud. No solo están con un enorme agobio, sino las y los trabajadores denuncian que “hemos tenido que enfrentar la falta de elementos de protección, trabajar con camillas malas, no tenemos agua caliente para asearnos e incluso con hervidores tenemos que calentar agua para asear a los pacientes, algo inaudito. No tenemos derecho a descanso y cada vez es más escaso el personal. Además cuando contratan gente son con salarios y condiciones precarias de trabajo, con muchos que llevan años trabajando a reemplazo”. Las y los trabajadores denuncian maltratos y abusos de parte de la dirección del hospital y del gobierno.

El problema del agobio al interior del hospital se expresa en que las camas complejizadas también requieren un equipo más numeroso, pero eso no está ocurriendo, lo que genera más trabajo y más agobio porque no contratan más personal.

Según nos señalaron: “hemos tenido el problema de que donde había una cama, ahora tenemos dos camillas, donde nos complejizaron las camas con el mismo personal, nos vamos rotando, no está llegando más personal para hacer frente a este incremento de camas y eso es grave porque nos estamos sobreexplotando, esto es injusto, no es una forma digna de vivir, nos lavan el cerebro de que somos los grandes héroes de la primera línea, pero nosotros también somos personas, no somos de acero, también nos infectamos, entonces ¿qué están esperando? Que los funcionarios de la salud sigan falleciendo, que los funcionarios de la salud no tengamos ni voz ni voto.”

Más de un año las y los trabajadores han atendido interrumpidamente a la población, generando situaciones de estrés en la mayoría de las y los trabajadores.

Pero hasta ahora la dirección del hospital prefiere privatizar servicios a implementar mejoras en la infraestructura del hospital.

La labor de Gisella Castiglione está profundamente cuestionada, pues bajo su gestión también tuvo lugar el corte de luz en medio de una cirugía, debiendo operar a la luz de celulares, y una importante denuncia al inicio de la pandemia porque no entregaban las EPP mínimas a los funcionarios para protegerse de los contagios lo que hizo que también se movilizaran en esa ocasión.

Pero no están luchando solo por ellos. Su lucha es la de todas y todos los trabajadores de la salud del país que han puesto el cuerpo a la pandemia en primera línea, y no el gobierno que ha sido responsable del colapso de la muerte y enfermedad de cientos de miles de personas mientras siguen beneficiando a sus amigos los grandes empresarios.

Trabajadores de ambulancias, quienes por sus bajísimos sueldos se ven empujados a realizar horas extras, comentaron a La Izquierda Diario que “hemos tenido que comprar implementos nosotros, de nuestros bolsillos para poder reparar las camillas, desde el hospital no nos dan solución. (…) nos quieren quitar las horas extra contratando ambulancias particulares y eso significa quedarnos sin turnos extra. Queremos soluciones ya, no puede ser que arrendar ambulancias privadas salga más barato que arreglar una camilla. Ya llevamos un año en pandemia nosotros, trabajando con la misma gente, sacándonos la cresta con turnos de 24 horas y al otro día tenemos que seguir trabajando hasta las 14 de la tarde y encontramos injusto que todo nuestro esfuerzo lo reemplacen por una ambulancia particular. Ya nos aburrimos”.

Desde la Fenats Barros Luco las y los trabajadores se encuentran recibiendo muestras de apoyo de numerosos sectores, llaman a denunciar al gobierno y a la más amplia unidad en defensa de todas y todos los trabajadores de la salud del país.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO