×
×
Red Internacional

A la vez que se va pudriendo, el régimen se va endureciendo, asegurando impunidad a los suyos para blindarse ante las demandas de estudiantes, trabajadores y mapuche, y asestarles nuevos golpes.

Nicolás MirandaComité de Redacción

Martes 12 de julio de 2016 | 02:03

Crece el rechazo y la polarización

Cada semana, cada encuesta refleja el amplio rechazo al Gobierno, al Parlamento, a los partidos del régimen y a sus políticas. Las encuestas, interesadas, difunden sus calculados resultados, como el rechazo de casi el 70% a la reforma educacional.

Relacionadas con la derecha y los empresarios, quieren generar un clima que haga imposible cualquier política que se vea obligada a responder a las demandas de la lucha de clases, de los estudiantes, de los trabajadores, del pueblo mapuche.
Pero es un rechazo que distorsionadamente refleja un ánimo de creciente polarización social y política, aún contenida. Un rechazo tanto por derecha como por izquierda.

La batalla por la educación lo demuestra cada día. Los Rectores de las Universidades privadas, como voceros de la Iglesia y los empresarios de la educación, la rechazan en defensa de su negocio. Los estudiantes, la rechazan por consagrar la educación de mercado. Comienzan a sumarse los funcionarios de las casas de estudios estatales. También los Rectores, aunque no hay que llamarse a engaño: a la vez, persiguen a los estudiantes por luchar.

Crece la impunidad

Asediados por el creciente rechazo, que afirma la crisis de legitimidad que los asedia, aumentan la impunidad en defensa de sus intereses y sus privilegios.

El mismo día que se conoce que el imputado ex Comandante en Jefe del Ejército Cheyre determinó, durante el paso de la “Caravana de la Muerte” por La Serena, cambiar en los documentos del Ejército la denominación “presos políticos y muertos” por “personal detenido y bajas”, para encubrir el crimen, se le da libertad bajo fianza por una módica suma.

Tras conocerse que el ex dirigente de los pescadores artesanales durante la revuelta de Aysen, Iván Fuentes, por intermedio de la DC, fue financiado por las empresas pesqueras, las poderosas familias empresariales beneficiadas con la privatización del mar, toda la casta al servicio de los empresarios de la Nueva Mayoría, incluyendo al PC, salió a defenderlo.

La Municipalidad de Santiago, en boca de su director de Educación Municipal (DEM) Alfredo Alarcón, destacó que pidió repetidamente el desalojo de los liceos tomados, por cuatro ocasiones en el caso del Instituto Nacional.

Terratenientes de La Araucanía anunciaron que usarán armas contra el pueblo mapuche. Y RN, en palabras de su diputado Germán Becker (RN), dijo que la situación es preocupante, pero entendible.

Militares, empresarios, parlamentarios, funcionarios, se aseguran su impunidad contra los estudiantes, trabajadores y mapuche.

Impunes, son impermeables a las demandas del pueblo trabajador. Por eso, en la batalla por la educación, la táctica de incidir de las Juventudes Comunistas y la Izquierda Autónoma, lleva a un callejón sin salida. Las cartas al Mineduc de la CONES, en momentos que el movimiento estudiantil universitario discute su táctica, tiende a dividir a secundarios de universitarios, y debilitar la lucha secundaria. La defensa del PC a Iván Fuentes, confirma su papel de defensores del régimen, aún admitiendo, como debieron hacerlo, que la reforma educacional, ni ataca las cuestiones estructurales, ni es reforma. Y aunque hablan del programa, y aunque pasó lo mismo con la reforma laboral, siguen ahí como guardianes de izquierda del régimen. La alternativa, en la batalla por la educación, la plantea la Agrupación Combativa y Revolucionaria (ACR), fortaleciendo la movilización, con la unidad desde la base impulsando los cordones estudiantiles y asambleas de movilizados, y con la unidad entre universitarios, secundarios, funcionarios, profesores y trabajadores.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias