×
×
Red Internacional

Congreso.Juran cuatro diputados del Frente de Izquierda: una bancada obrera y socialista para pelear contra el ajuste

Son Nicolás Del Caño, Myriam Bregman, Alejandro Vilca (les tres del PTS) y Romina del Plá (PO). En el marco de las tensiones y divisiones que cruzan al Frente de Todos y Juntos por el Cambio, el Frente de Izquierda Unidad es la única fuerza dispuesta a pelear en el recinto y en las calles contra el ajuste que vendrá tras el acuerdo con e FMI.

Martes 7 de diciembre de 2021 | Edición del día

Este martes al mediodía juran los 127 diputadas y diputados electos en las elecciones del pasado 14 de noviembre. El Frente de Izquierda Unidad, que viene de protagonizar una muy buena elección ubicándose como tercera fuerza nacional, tendrá cuatro bancas en el Congreso. También eligen las autoridades de la Cámara.

Nicolás Del Caño, Myriam Bregman, Alejandro Vilca (les tres del PTS) y Romina del Plá (PO) jurarán y pasarán a ser voceros y voceras de la única política independiente en el recinto. La izquierda volverá a ser el único espacio completamente coherente a la hora de enfrentar las políticas de ajuste, denunciar los negociados favorables al gran empresariado y apoyar el desarrollo y la organización de los procesos de lucha.

Esas bancas adquieren una importancia mayor en un contexto signado por el debate sobre el acuerdo con el FMI. Un acuerdo que, como ya admite el mismo oficialismo, implicará un ajuste sobre las grandes mayorías populares.

Te puede interesar: Del Caño: "Imaginemos lo que son 10 años más bajo el Fondo"

Un Congreso poblado de tensiones

El escenario político que asoma en el Congreso Nacional dista de un escenario de calma. Por el contrario, lo que aparece previsible son tensiones, disputas y cruces permanentes, dadas las divisiones que surcan a las coaliciones mayoritarias.

Las elecciones del 14 de noviembre dejaron al Frente de Todos con una superioridad ínfima en relación a Juntos. La coalición oficialista empezará las sesiones con 118 legisladores, dos más que la totalidad de Juntos por el Cambio. Sin embargo, las disputas al interior de cada espacio están a la orden del día.

En el caso del oficialismo, las tensiones entre los sectores kirchneristas y quienes responden a Massa o se ubican más cercanos a Alberto Fernández son inocultables. Los cruces y las diferencias se ordenan alrededor de hasta donde aceptar el ajuste que implicará el acuerdo con el FMI. Si bien nadie lo rechaza, la “letra chica” del mismo genera algunos chispazos.

En Juntos por el Cambio las divisiones son manifiestas. La última noticia en la saga la dio el propio radicalismo, que este lunes quedó dividido entre quienes apoyan a Mario Negri y quienes postularon Rodrigo De Loredo -otro cordobés- para presidir ese bloque. La tensión llegó a un punto alto por la noche. Una reunión del centenario partido casi termina a los golpes entre Gerardo Morales y Martín Lousteu.

Te puede interesar: Morales y Lousteau: se gritan por cargos en la UCR, sin soltar la mano del PRO

Esa división se suma a las otras que ya procesa el espacio. Así, en el inicio de las sesiones se contabilizarán el bloque del PRO; dos bloques de la UCR; uno de la Coalición Cívica; el espacio que encabezan Emilio Monzó y Margarita Stolbizer; y, por lo menos, tres bloques unipersonales, uno de los cuáles será el de Ricardo López Murphy.

Ese objeto del deseo llamado quórum

Se descuenta que la Presidencia de la Cámara baja seguirá en manos del oficialismo y, en particular, en las de Sergio Massa. Será el encargado de intentar buscar los acuerdos que le permitan al oficialismo llegar al número de 129 legisladores sentados en sus bancas, el número necesario para poder sesionar.

Entre las dos coaliciones mayoritarias quedarán diversos bloques con los que oficialismo y oposición deberán buscar confluir para imponer o frenar proyectos. Por fuera del Frente de Izquierda Unidad, ese abanico incluye al Interbloque Federal (lavagnismo, el peronismo cordobés y otros sectores); a un interbloque recién conformado que incluye a sectores cercanos al oficialismo; y a la derecha liberal de Milei y Espert.

Con excepción de las diputadas y diputados de la izquierda se da por descontado que el conjunto de estos espacios políticos avalará el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.

Enfrentar el ajuste

La agenda política nacional tiene en su centro el debate alrededor del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. El Congreso de la Nación será uno de los escenarios de esa discusión.

Solo la izquierda plantea una oposición clara al acuerdo y al ajuste que vendrá de la mano de ese acuerdo. Una oposición que se verá en el recinto, pero también en las calles. El Frente de Izquierda Unidad, junto a otras decenas de organizaciones, convoca a una masiva movilización este sábado 11 de diciembre, en Plaza de Mayo y en las principales ciudades del país.

Te puede interesar: “La Plaza contra el FMI será el primer paso de una lucha permanente para enfrentar el acuerdo”

Esa acción debe ser el primer paso para empezar a desplegar una resistencia al pacto de sumisión que implicará el acuerdo con el FMI. Una subordinación que puede extenderse por una década y hundir las condiciones de vida de las grandes mayorías aún más.

La gran elección del Frente de Izquierda en las generales -ubicándose tercera fuerza en todo el país, con casi 1.300.000 votos- y las cuatro bancas conquistadas son insumos fundamentales para esa pelea que se está abriendo en la Argentina. Una pelea en la que cuál hay no se puede perder el tiempo y hay que empezar a intervenir de manera urgente. Por eso, este sábado hay que estar en las calles.

Te puede interesar: Frente de Izquierda: el valor de los resultados del FITU ante un país en crisis




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias