×
×
Red Internacional

EDUCACIÓN.Gobierno cifra en 3.300 los establecimientos que volverán a clases este lunes ¿Qué planteamos desde el profesorado?

Este lunes primero de marzo se prepara la vuelta a clases presenciales anunciada por el ministro Raúl Figueroa, quien insistió durante todo el 2020 en esto, pero más allá del papelón y el estudiante puentealtino, víctima de esta política irresponsable, se insiste en la presión ministerial para forzar una reapertura de los establecimientos educacionales. ¿Cuál es la propuesta que tenemos desde la agrupación Nuestra Clase y la lista de [email protected] [email protected]?

Sábado 27 de febrero | 13:10

El ministerio da cuenta de unos 3.300 establecimientos que volverían a clases, en primera instancia presenciales, pero luego de las reuniones con el colegio de profesores, la defensoría de la niñez y el colegio médico, se acordó que sería un retorno mixto, es decir presencial y on line, además de ser gradual y voluntario, traspasando así la responsabilidad de esta decisión a las familias.

"El consenso sobre la importancia de volver a abrir las escuelas de manera segura hoy día es absoluto, y en ese sentido es importante que los establecimientos estén disponibles para los padres que quieran enviar a sus hijos. El lunes damos el puntapié inicial a este proceso que, como hemos repetido, es gradual, voluntario y seguro"

¿Cómo podemos garantizar la seguridad del proceso sin los insumos, la infraestructura, ni las condiciones de higiene? Muchos establecimientos educacionales del sector público antes de la pandemia funcionaban sin condiciones mínimas de salubridad, con plagas de ratones o palomas, sin la implementación adecuada de salas de clases, ni materiales en talleres, ejemplo de lo anterior, son liceos técnicos en comunas periféricas, donde el abandono y el desmantelamiento de la educación pública se hace sentir.

¿Qué tanta voluntariedad puede haber en el proceso? si las familias mantienen la presión latente de volver al trabajo, cuidar el trabajo, o buscar trabajo para subsistir, luego de la ley de protección del empleo que significó suspensiones y pérdida de puestos laborales, vaciamiento de los fondos de cesantía y hambre para los sectores más vulnerables. ¿No será que se deja la decisión a voluntad de las familias, precisamente porque se tiene certeza de la necesidad de estas por salir a trabajar y asegurar la subsistencia del grupo familiar?

Riesgos del retorno a clases presenciales en un sistema educativo mercantilizado

Es bien sabido que Chile es uno de los países con mayores índices de desigualdad en américa latina, esto se expresa también en el acceso y calidad de la educación. Durante los primeros meses de la crisis sanitaria, económica y social desatada por las políticas públicas del sector empresarial, la opinión pública pudo darse cuenta fehacientemente de la profundidad de la desigualdad en el país, cuando el ministro de salud, reconoció estar en desconocimiento de la situación de hacinamiento en que vive gran parte de la población, más aun en los sectores de la periferia de la capital.

La desigualdad social que genera la mercantilización de los derechos básicos, como la salud o educación, es dramática y este 2020 se ha expresado en el colapso hospitalario, no solo en Chile, si no en los sistemas de salud de los distintos países, donde los distintos niveles de precarización de les trabajadores de la salud se hicieron patentes. Aquí tuvimos postales como por ejemplo el hospital modular para pacientes covid en el Sótero del Río, que se inundó en pleno invierno. La maternidad de ese mismo hospital inundada por las lluvias durante el verano, el incendio del hospital San Borja, la falta de insumos para atención y la falta de elementos de bioseguridad para les trabajadores de la salud.

Estos elementos bastan para encender alarmas sobre la situación que pueda registrarse al iniciar el periodo de clases presenciales, debemos considerar que aun cuando se hagan ingresos diferenciados, les estudiantes deben adaptar su comportamiento según normas sanitarias, evitando todo tipo de contacto físico, lo que a su vez pueda generar mayor estrés emocional, sobre todo en los más pequeños. Esta adquisición de nuevas normas de comportamiento se debe realizar de manera parcelada y gradual.

Les docentes nunca dejamos de hacer clases, el interés del gobierno por la vuelta a clases presenciales es otro. Es una falacia el discurso enarbolado por la derecha, contra el sector de la educación diciendo que “Los profes son flojos”, o que buscamos la forma de evitar el trabajo. No dejamos de hacer clases, mantuvimos el sistema educativo a flote y hemos dicho hasta el cansancio que fue con nuestros recursos y tiempo extra que dedicamos con vocación y profesionalismo, con el ímpetu de la emergencia. Estuvimos completamente a la altura de las circunstancias y lamentablemente, no podemos afirmar lo mismo del ministerio de educación. El interés por la vuelta a clases responde más a un interés de reactivación de la economía a través de la función de guardería del sistema escolar.

Si el criterio fuera pedagógico, el centro estaría en los insumos para poder garantizar conectividad, resguardando la salud física y mental de les estudiantes y en un catastro y sistema de protección de derechos de la infancia, para todes aquelles que producto de la crisis económica de la pandemia, se encuentren en situación de mayor vulnerabilidad.

Plan de emergencia para garantizar el derecho a la educación sin arriesgar la salud

Desde la agrupación Nuestra Clase y la Lista de [email protected] [email protected], conformada también ampliamente por [email protected] y [email protected] de la salud, proponemos un plan de emergencia para educación, que contemple medidas relativas a la atención de las necesidades particulares de cada comunidad educativa, para poder implementar un sistema educativo mixto, presencial y on line, con dispositivos e internet para docentes y estudiantes, además de medidas de higiene, bioseguridad e infraestructura. Necesitamos un plan de vacunación que sea gratuito, que garantice la inmunización de todos los trabajadores de la educación, docentes y no docentes, y los estudiantes que pueden ser vacunados; respetando también los tiempos de inmunización y que sea planeado por trabajadores de la salud junto a las comunidades educativas. Hoy existe un plan de vacunación que no garantiza la inoculación de todos los docentes antes de la fecha de inicio que dio el gobierno, donde solo se alcanzó a programar la vacunación de la primera dosis, sin garantizar la segunda que es lo que finalmente otorga la inmunidad

-* Contexto epidemiológico seguro
Es necesario garantizar que no haya contagios, por eso proponemos actividades escolares guiadas en función de niveles epidemiológicos fundamentados en datos objetivos que permitan evaluar el riesgo de las aperturas según lo definan las comunidades educativas, trabajadores de la educación, estudiantes y apoderados, en conjunto con trabajadores de la salud. Es clave evitar que surjan nuevos focos de contagio en medio de un rebrote donde los únicos perjudicados serán los trabajadores, los estudiantes y sus familias. Un ejemplo de esto, se da en la comuna del bosque, donde representantes de cada comunidad educativa, junto al comunal del colegio de profesores, definieron que se reanudarán las clases presenciales únicamente estando en fase 4.

-* Educación sin preocupaciones
Además es necesaria la implementación de una red de transporte escolar gratuita para estudiantes y trabajadores de la educación, docentes y no docentes, para evitar exposición y aglomeraciones en el transporte público junto con la universalización de la alimentación escolar, muchas familias sufren las consecuencias de la cesantía producto de la Ley de Protección al Empleo, votada desde la Derecha al Partido Comunista y el Frente Amplio, es necesario una cobertura universal de ambos ámbitos para asegurar una verdadera educación sin preocupaciones.

-* Condiciones Pedagógicas
Necesitamos implementar un esquema de trabajo con grupos reducidos de estudiantes para asegurar una adecuada distancia social, y al mismo tiempo es necesaria la incorporación de más docentes a contrato indefinido para trabajar con estos grupos de manera de poder asegurar un trabajo pedagógico adecuado y de calidad.

-* Educación diferencial
Necesitamos abordar la atención integral de estudiantes con necesidades educativas especiales y con alteraciones graves de la salud, para que puedan recibir los apoyos y tratamientos especializados que requieren, aumentando la contratación de profesionales (profesores diferenciales, psicólogos, traductores, fonoaudiólogos, kinesiólogos, terapeutas ocupacionales, asistentes sociales, etc.) y proporcionando los recursos materiales, educativos y técnicos para su adecuada atención.
Adecuación de las evaluaciones según las necesidades pedagógicas decididas por las respectivas comunidades educativas.

-* Condiciones Laborales
Se debe respetar las horas de contrato, la proporción de 50/50 horas lectivas y no lectivas, los salarios así como las licencias y los permisos por razones de salud, cuidado de menores a cargo y personas de grupos de riesgo. Además se debe capacitar a todos los docentes en las tecnologías de la información para garantizar su desempeño sin agobio.

¿Cómo financiar este plan?

¡Ni un peso más para represión! La cuestionada institución de Carabineros, autora del asesinato del joven malabarista Francisco Martínez en Panguipulli y del supuesto suicidio del joven poblador Camilo Miyaki en una comisaría de Pedro Aguirre Cerda, debe dejar de ser financiada pues dirige su violencia contra la juventud y el pueblo trabajador. En su lugar se debe financiar los problemas urgentes de la población como la salud, la subsistencia en cesantía y por supuesto, garantizar el derecho a educación sin arriesgar la vida.

No más saqueo empresarial. Impuesto a las grandes fortunas como Luksic, quien aumentó patrimonio de 10 mil millones de dólares a 19 mil millones en plena pandemia, y cuyos excedentes podrían financiar derechos sociales urgentes.

Que todo parlamentario gane como una profesora. Reducción de los salarios de diputados y senadores (que actualmente reciben 7 millones de pesos), de autoridades (que superan los 8 millones de pesos) y de las Fuerzas Armadas a lo que gana una profesora para poder utilizar esos recursos para Salud y Educación.

Todas estas medidas nos parecen los mínimos necesarios para garantizar el derecho a la educación pero sin que eso signifique arriesgar la salud de trabajadores de la educación, de estudiantes y sus familias.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias