×
×
Red Internacional

Un drón capturó imágenes de decenas de ataúdes siendo apilados y enterrados en zanjas con capacidad para cientos de muertos en Hart Island, Nueva York.

Patricio ConchaTalcahuano / @patricio_concha

Domingo 12 de abril de 2020 | 02:30

El mundo está patas arriba. Los países más ricos han sido los mayores afectados por el COVID-19. ¿Cómo es posible que la potencia geopolítica por excelencia, cuyo PIB supera los 20 billones de dólares haya sufrido escalofriantes momentos y deje morir con desdén a las y los más desposeídos?

Estos días en Nueva York es frecuente observar escenas apocalípticas, los establecimientos de salud no dan abasto, por lo que en un principio se improvisaron morgues rodantes para los miles de cadáveres diarios, pero al ser sobrepasadas tuvieron que trasladar a los no reclamados hacia fosas comunes ubicadas en Hart Island. Envueltos en bolsas y dentro de cajas de pino con su nombre, se encuentran los cuerpos de los difuntos, "sepulturas temporales" según el alcalde Bill de Blasio. El procedimiento de excavación y entierro que es realizado por reclusos mal pagados a cargo del Departamento de Prisiones, tuvo que ser complementado por contratistas, ante la multiplicación de los fallecidos.

Te puede interesar: El plan del gobierno y los empresarios, aprovechar la crisis para hacernos esclavos

Esta metrópolis ya es la ciudad con más contagiados del orbe con cifras que rondan las 160 mil personas, casi el 10% de contagiados en todo el globo. Estados Unidos en la jornada del viernes, superaba los 500 mil contagiados y las 18 mil muertes.

Caracterizada por su desigualdad socioeconómica, los barrios populares de Nueva York viven una crisis sanitaria de grandes proporciones. La población latina y afrodescendiente sufren los mayores embates de la irracionalidad capitalista, son quienes más precarios viven, menos salario reciben, más trabajan y peor salud tienen. Al analizar los datos que entrega la Casa Blanca, se ve que la tasa de contagio de suburbios como Bronx duplica a la de Manhattan.

Mientras que los cálculos más optimistas sitúan en 200 mil los decesos para el país, Trump declaró "mi labor será muy buena si solo mueren entre 100 mil y 200 mil personas". No solo para las y los diagnosticados de COVID-19 vendrán serias dificultades para sus vidas, sino que también para el 30% de desempleados que se estima habrá a finales de junio, pues únicamente en las últimas tres semanas quienes han perdido su empleo ascienden a 16,8 millones de personas.

También te puede interesar: CUT: Aparecieron para no decir ni hacer nada. ¡Basta de tregua, a luchar contra los despidos y rebajas salariales!

Quienes han tenido que pagar la crisis es indiscutiblemente la clase obrera, miles de millones de trabajadores recibiendo parte de su sueldo y otras decenas de millones de despedidos. La Reserva Federal no detiene el saqueo a las arcas fiscales, y sigue emitiendo dólares para regalárselos a las grandes empresas que dicen estar afectadas estos últimos meses, cuando en el mismo momento los mayores amenazados son miles de millones de trabajadores, mujeres, jóvenes, campesinos y pequeños empresarios, que ven cómo una pizca de multimillonarios ejercen la más feroz dictadura sobre sus hombros, la misma solución se repite por décadas. El capitalismo y su hegemonía han sufrido una extensa agonía ¿Es momento de su último suspiro? La burguesía no cederá sus privilegios sin dar batalla, por eso es hora de hacer añicos las cadenas que recaen sobre lxs oprimidxs y construir un verdadero partido revolucionario que sea quien reconstruya las consciencias de lxs desmoralizadxs y pavimente el camino para vencer. Las marionetas de quienes detentan el poder no garantizan nuestras vidas, por ello tampoco debemos sostener más sus ganancia. El capitalismo no va más, es la hora del socialismo.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias