×
×
Red Internacional

INGRESO FAMILIAR DE EMERGENCIA.Del hambre a la rabia: Como “insuficiente” y “excluidos del beneficio” critícan el Ingreso Familiar de Emergencia

El pasado Miércoles se aprobó en la cámara de Diputados el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), la segunda propuesta del Gobierno tras las correcciones aplicadas al primer IFE presentado por este. Esto tras las negociaciones con sectores de la “oposición” y la renuncia de Mañalich, el cual sigue recibiendo críticas por parte del pueblo trabajador.

Sábado 20 de junio de 2020 | 10:33

El primer IFE presentado por el gobierno, entregaba durante 3 meses un “sueldo” de 65 mil pesos por carga familiar, que iría disminuyendo cada mes, siempre y cuando se cumpliesen los requisitos de indices de vulnerabilidad y no se perciban ingresos formales. Ahora, tras las negociaciones con sectores de la “oposición” y la renuncia de Mañalich, se anunció el aumento del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), a 100 mil pesos por carga familiar y conservando la disminución progresiva, por lo que aunque se reciba el IFE de forma individual o por grupos familiares quedan bajo la línea de la pobreza.

Este IFE 2.0, busca alcanzar al 80% de los hogares más vulnerables, inscritos en el registro social de hogares, que reportan ingresos menores a los 400 mil pesos. Lo que se traduciría en 2,1 millones de hogares, los cuales pertenecen al 34% total de los hogares vulnerables en el país.

Este nuevo intento por parte del Gobierno de acallar el hambre de los trabajadores despedidos y suspendidos tras la pandemia, no alcanza a superar la línea de la pobreza. Ya lo intentaron con el bono covid y con las cajas de alimentación, pero estas solo ha incrementado la rabia de una clase trabajadora hambrienta y sin trabajo. La Fundación Sol plantea escenarios posibles que demuestran lo baja que es la cobertura de este plan. En el caso individual, por ejemplo, de un cesante por la pandemia que recibe el bono de $100.000 quedaría bajo la línea de la pobreza que se ubica en $170.688. En el caso de un hogar compuesto por dos integrantes sumaría $200.000 y nuevamente quedaría bajo la línea de la pobreza, pues para 2 personas se estima como $277.284. Finalmente, proyectan que en un hogar de cuatro integrantes (el promedio del país) serían $400.000 y para este rango la línea de la pobreza alcanza los $450.449. En ningún caso se alcanzan los estándares mínimos.

Por otra, parte decenas de denuncias se han visualizado en redes sociales tras cambios en los tramos de porcentajes de vulnerabilidad en el Registro Social de Hogares, las denuncias son de personas que se encuentran dentro del 40% de los hogares más vulnerables del país, a pesar de esto, aparecen que no pueden acceder al Ingreso Familiar de Emergencia.

Esto se enmarca en el reciente reportaje del medio Interferencia que muestra que el Ministerio de Desarrollo Social, modificó elevando artificialmente fichas del Registro Social de Hogares.

Te pude interesar: Fraude en el Registro Social de Hogares: Ingresos se elevan artificialmente para que familias no accedan al IFE

Nuevamente, la situación demuestra que lo único que puede ofrecer los empresarios y el Gobierno, es precarización, desempleo y hambre, mientras la “oposición” se sienta a negociar con estos para salvarlos, buscando inyectar liquidez para que el bolsillo de los empresarios no se vea afectado. Al mismo tiempo que estos mismos empresarios dan por perdido este año y el Banco Central considera endeudarse, cosa que también ha propuesto el Partido Comunista y el Frente Amplio, "oposición" que nuevamente hace pagar la crisis al pueblo trabajador.

Por eso es necesario que las y los trabajadores levanten un programa propio que pelee por el cese a los despidos, licencias laborales masivas para los sectores no esenciales, por un impuesto a los super ricos de un 20% a sus riquezas, para hacer un ingreso de emergencia de que cubra la canasta básica familiar, y para que realmente se pueda cumplir con una cuarentena. Esto en perspectiva de pelear por la nacionalización de los recursos naturales y la expropiación de sectores esenciales y estratégicos, puestos a funcionar bajo el control de sus trabajadores y trabajadoras, y así ponerle fin al gobierno de Piñera, su inoperancia e indolencia. Para que la crisis la paguen los capitalistas y no la clase trabajadora.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias