Juventud

EDUCACIÓN

Con hambre no hay clases: 5 Universidades en paro

Utal campus Talca, USACH, UPLA, UCN Antofagasta y la UNAP se encontraban en paro total mientras que otros 10 planteles están con movilizaciones parciales denunciando la precarización que ha involucrado continuar las clases a toda costa. Está ciber educación que ha intentado instalar Piñera como nueva normalidad solo ha demostrado las profundas desigualdades sociales que se viven en este sistema.

Jueves 25 de junio

No hay educación de calidad para los pobres.

Ya nos encontramos en casi la mitad del año académico y la incertidumbre de las y los estudiantes universitarios, como las de millones de familias cada vez es mayor. ¿Cómo continuamos las clases online?

Hasta el momento, los registros de jóvenes y familias que no tienen acceso a internet no están actualizados, pues en el contexto de pandemia y la recesión económica que golpea hoy en día a la población trabajadora vuelve mas complicado aún la estabilidad económica para garantizar internet. Sin embargo, según la última encuesta sobre el acceso y uso de internet de la Subtel realizado en el 2017, menos de la mitad de los hogares en Chile tiene una conexión fija a internet. Es decir, si consideramos el último Censo (2017) realizado que registró 2,5 millones de hogares en el que 45% viven niñxs y jóvenes, tan solo 1.125.000 de hogares cuentan con internet, sin tener la certeza si es que parte de la mitad que si tiene acceso a internet cuenta con estudiantes.

Esto sin mencionar que para tener un aprendizaje cualitativo vía modalidad online se requieren también otras condiciones; tener acceso a un computador, ambiente óptimo para el estudio, etc. Una tarea difícil para las 77.000 familias que viven hacinadas según CASEN (2017).

Primeras movilizaciones y la Confech en cuarentena

Las universidades dieron inicio a las clases en modalidad online sin ningún cuestionamiento por parte del CONFECH ante el llamado absurdo del gobierno de llevar a cabo las clases a pesar de la crisis sanitaria que afecta a la población y por ende, a los estudiantes. Poniendo totalmente al margen al estamentos estudiantil como si no fuesen parte también de la juventud precarizada que fue suspendida y/o despedida.

Pero los efectos del desempleo, la incertidumbre económica, los problemas de conectividad, el hambre, la inestabilidad psicólogica, entre otros, no demoraron en golpear a los estudiantes universitarios que en su mayoría tienen que trabajar para estudiar o vivir a través de becas del Estado. Mientras que la ley de (des) protección del empleo, los costosos aranceles de las universidades, los recortes del gobierno a becas estudiantiles para acortar gastos estatales y continuar inyectando millonarios subsidios a las grandes empresas terminaron de quitar las posibilidades para que las y los estudiantes puedan estudiar.

Las condiciones bajo la pandemia mundial y la cuarentena de hambre no están para que se pueda llevar a cabo un semestre académico. Está es la discusión que hoy se vuelve parte de las asambleas universitarias. Hasta el 15 de junio se registraron 5 universidades con paralización general; Utal campus Talca, USACH, UPLA, UCN Antofagasta y la UNAP. Y otras 10 universidades con paros parciales por carreras; UV CC, UV Santiago, UOH, UCH, ULS, UTEM, UCN Coquimbo, UBB Chillán, UTA Arica y UdeC Campus Chillán.

Sin embargo las federaciones y organismos estudiantiles como la CONFECH dirigidas por el Frente Amplio y el PC no han hecho ningún llamado a las y los estudiantes para organizarse y paralizar de forma unitaria y a nivel nacional en contra de las medidas precarizados del gobierno que empuja a que cientos de estudiantes de familias trabajadoras tienen que desertar por no tener los requisitos que exige el mercado educativo que no toma cuarentena.

Te puede interesar: Trabajadores de Nuestra Clase planteamos tajantemente: “Con hambre no hay clases”

Con hambre no hay clases

Bajo esta línea, es que la mesa interina de la UPLA planteo en la última reunión de la CONFECH la necesidad de suspender las clases hasta que estén nuevamente las condiciones para retomar la jornada académica. Pero esta propuesta no fue tomada como una bandera de lucha para denunciar al gobierno y poner en escena al movimiento estudiantil como un actor político que apueste a unirse a las y los trabajadores y los sectores populares. Pues sabemos que el gobierno está dejando caer esta crisis sobre los hombros de la clase obrera y solo esta puede entregar una salida de y para el pueblo.

Los estudiantes son parte de la juventud trabajadora y precarizada, de las familias pobres que tienen que salir sin ninguna garantía sanitaria a exponerse al contagio para llenar la olla hasta fin de mes. Sabemos las multimillonarios cifras que tiene el gobierno gracias a las y los trabajadores y sabemos que están los montos suficientes para levantar un plan de emergencia que entregue sueldos dignos que cubra con las canasta familiares básicas, residencias sanitarias para quien lo requiera, test masivos y acceso totalmente gratuito a la salud, suspensión de cobros de los servicios básicos y cobros de los aranceles. Incluso, cumplir la demanda histórica del movimiento estudiantil que es la educación gratuita y no sexista.

Pero los intereses económicos de Piñera y su gobierno son otros. Su alianza empresarial con las transnacionales es su mayor prioridad, por lo que a toda costa busca salvar los bolsillos de los empresarios, a pesar de que esto cueste cientos de familias con hambre y muertes.

Sin hambre no hay clases. Abajo la cuarentena imaginaria que esconde hambre de las familias pobres, porque los trabajadores tienen que seguir saliendo día a día para poder vivir. Los estudiantes no estamos al margen de estás viviencias y luchas. Derrotemos la tibieza de las direcciones amarillas del reformismo e impulsemos desde nuestras asambleas de base la necesidad de paralizar y organizarnos para enfrentar esta crisis, que solo puede ser superada con unidad obrera-estudiantil.






Temas relacionados

Educación   /   CONFECH   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO