RETORNO A CLASES

Con crisis sanitaria y educación precaria, ¿es posible una vuelta segura a clases presenciales?

El gobierno y sus partidos han comenzado toda una campaña de desprestigio contra las y los profesores, donde buscan imponer una retorno a clases, pero sin las condiciones adecuadas para desarrollar el año escolar en medio de la pandemia, poniendo el riesgo no solo la vida de los docentes, sino también la de estudiantes y sus familias.

Domingo 21 de febrero

Un arduo debate se viene desarrollando en torno a la vuelta a clases presenciales. El gobierno, por su parte, ha buscado desprestigiar el rol que jugaron los docentes durante el año escolar, en medio de la pandemia. Sebastián Piñera se refiere sobre el debate abierto afirmando que, “todos debemos dejar atrás consignas, ideologías o motivaciones políticas”, como si dependiera solo de la voluntad de los docentes y no de que existan las condiciones adecuadas para llevar adelante las clases presenciales. Intenta ocultar a través de sus palabras, la posición que tienen desde el gobierno que es completamente ideológica y que responde a la política que han buscado imponer, en donde los mayores afectados por la crisis social y sanitaria han sido los trabajadores, y al reverso de esa política, quienes se han visto beneficiados con la pandemia han sido los grandes sectores empresariales, que aumentaron sus fortunas en medio de la crisis.

Problemas tan simples de resolver como la conectividad universal, sigue siendo uno de los problemas que se arrastran desde el año pasado. Las cifras de desempleo llegaron a los 2,5 millones de personas, que con sus familias, tuvieron que afrontar las dificultades económicas que sufrió el país. Sin dinero en sus casas, ¿era posible asegurar la conectividad, considerando los costos del internet?

Las y los docentes vienen sosteniendo con sus propios recursos la continuidad pedagógica y el año escolar. Hubo grandes esfuerzos por parte de los docentes, los estudiantes y sus familias, quienes fueron los únicos que sacaron las clases adelante. Todo esto mientras senadores como Iván Moreira afirmaban que los profesores, “se han encontrado de vacaciones todo el año”. Lo dice un senador, parte de la casta política que hoy mantiene múltiples privilegios, y que además legisla a favor de los grandes empresarios.

Necesitamos cubrir aspectos básicos si queremos pensar en un retorno a clases

La primera medida que hay que tener en consideración, es que nadie puede ser obligado a volver a clases, y que debe ser toda la comunidad educativa que decida qué protocolos y cuales medidas necesitan implementar para la vuelta a clases presenciales. Por otro lado, es urgente levantar comisiones de seguridad e higiene en cada establecimiento educacional, que permita la coordinación y organización de trabajadores de la educación, estudiantes, sus familias y trabajadores de la salud, con el objetivo de discutir y decidir las medidas a implementarse. Además hace falta impulsar un plan de obras públicas para fortalecer la infraestructura en cada colegio y liceo, y reducir de una vez por todas la gran cantidad de estudiantes por sala, que muchas veces superan los 40 alumnos.

Las y los docentes no pueden seguir cargando con las amenazas frecuentes de despidos. Hay que acabar con el subcontrato en los establecimientos educacionales, que solo aumentan la angustia y el estrés, jugando un papel completamente en contra de la salud mental. Durante todos estos años se han dedicado a invertir millones en represión, pero la educación pública se encuentra en un total abandono.

El Colegio de profesores dirigido por el Partido Humanista, debiese ser un organismo en defensa de los derechos de los trabajadores de la educación, los estudiantes y sus familias. El Colegio de profesores debe romper la tregua que mantiene con el gobierno y pasar de las palabras a la acción. Es necesario impulsar de conjunto un plan de movilizaciones ascendentes, para imponer todas estas demandas, y dejarles en claro a los dueños del país, que nuestras vidas valen más que sus ganancias.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO