Política Chile

ARICA

AricaGate: La adjudicación ilegal en la compra de cajas de alimentos

Una escandalosa polémica se viene desarrollando en la ciudad, en base a una denuncia realizada frente a Contraloría Regional, que dejaría al descubierto la adjudicación ilegal, que involucraría a funcionarios de Gobierno Regional.

Jueves 18 de junio de 2020

Hace algunos días, dos parlamentarios de la región realizaron una denuncia ante Contraloría Regional, donde se ponía en cuestión, el proceso por el cual la empresa Tobar y Tobar Ltda, se adjudicó el contrato para encargarse de las cajas de alimentos. Los denunciantes, acusan de “colusión para ofertar y defraudar” a la Intendencia de Arica y Parinacota.

Toda esta situación apuntaría a una persona como responsable, quien se desenvuelve como actual administrador regional y se ha hecho cargo de la “Operación Cajas” a nivel regional. Giancarlo Baltolú militante del partido político Evopolí, que tampoco estaba habilitado para asignar la licitación.

Hay que tener en cuenta que Baltolú es amigo de Pedro Tobar y también amigo del Senador UDI y ex intendente de Arica, José Durana. De esta forma, se podría entender el porqué de la preferencia al momento de llevar adelante esta licitación.

Se acusa de un trato preferente a la consultora Tobar y Tobar Ltda. Señalando que se descartó a otra empresa concursante, por presentar un “listado de abarrotes sensiblemente distinto al solicitado por la Intendencia”, siendo que la consultora Tobar y Tobar Ltda. hizo lo mismo. Dejando en evidencia también que fijaban precios por encima del valor en el mercado, como por ejemplo, “las lentejas valorizadas en $3.175 el kilo”

Esta compra se hizo por 900 millones de pesos, que corresponden a 22 mil 500 cajas de alimentos, que serían al 5% del presupuesto de emergencia del FNDR, a través de trato directo, mientras se pidieron 4 cotizaciones, dos de estas, presentaban el mismo domicilio, donde el contrato indicaría la entrega de estas cajas en un inmueble que corresponde a la dirección entregada por otra de las empresas que igual cotizó y participó del proceso, acusando a que sería obvio que entre dos postulantes existía algún conocimiento reciproco y algún acuerdo previo.

La empresa Tobar y Tobar Ltda, en el mes de mayo se ganaron dos licitaciones, antes de eso, la empresa no existía. Esta sería una empresa que se dedicaría principalmente al desarrollo de actividades de asesoría empresarial y jurídica, intermediación financiera, fabricación y reparación de componentes electrónicos y de iluminación, reciclaje de desperdicios y venta al por menor de artículos usados.

Claramente, no tenía nada que ver con el rubro de alimentación, a diferencia de otras dos empresas que había participado del proceso de licitación, y que al parecer, cumplirían con las condiciones.

No es menor la situación, considerando que estos arreglos se dan en medio de una pandemia donde existe una necesidad real de miles de familias por las cajas de alimentos, que son una medida mínima, que sigue siendo insuficiente para enfrentar la crisis sanitaria, como también la crisis económica, que en la ciudad ya ha dejado más de 4600 contratos suspendidos, sin contar todas y todos los trabajadores informales en la región.

Todo esto mientras se desata una guerra entre todos estos personajes de los partidos tradicionales, de camino a las municipales. Donde Baltolú sale a defenderse diciendo que quieren manchar su imagen, porque presumen su candidatura a Alcalde en las próximas presidenciales con Chile Vamos.

A su vez, el Consejo Regional, a través de una declaración y por mayoría absoluta, se le exigió al presidente Piñera, la renuncia inmediata de sus cargos al Intendente Roberto Erpel Seguel y al Administrador General Giancarlo Baltolú y a todos aquellos que resulten responsables administrativos.

Mientras tanto, en las recientes declaraciones del Intendente Erpel frente a la exigencia de su denuncia, declaró que sólo el presidente puede solicitar su renuncia y que mientras eso no suceda, seguirá trabajando.

Como consecuencia de esta investigación se paralizó la entrega de cajas de alimentos y nuevamente, los más golpeados por estas situaciones son las familias trabajadoras. Y es que es una burla que sigan lucrando con la necesidad de la gente.

No debemos olvidar, todo el show mediático que ha significado esta entrega de ayuda para el gobierno, donde hace unos días fuimos testigos también, de un polémico instructivo de entrega de alimentos donde ponía al centro el lavado de imagen del gobierno,el cual tuvo que ser retirado de circulación.

No es primera vez que en la región se descubren casos del mal manejo de recursos.Se hace necesario sacar a todas y a todos los corruptos de la política, para que no sea algo que termine siendo manejado por una casta de sinvergüenzas, que lo único que hacen es enriquecerse a costa de las necesidades de las familias de la clase trabajadora.

Incluso toda esa plata va a parar a los bolsillos de los empresarios locales, en este caso, mientras podrían servir, como parte del presupuesto de emergencia para atender la misma crisis sanitaria, la falta de insumos y elementos de protección personal para todas y todos los trabajadores de la salud, que ya en la región van 10 contagiados y 80 más en cuarentena.

Esto no es aislado de todas las consecuencias de la crisis sanitaria y del manejo del gobierno. Donde la renuncia de Mañalich marca una profundización en medio de este escenario, del ocultamiento y falseamiento de información, con la cifra de contagios y muertos por el Covid-19, ha dejado ver que la alianza del gobierno con los empresarios se ven ellos mismos como imparables, donde lo que ha primado ha sido el garantizar el funcionamiento de la economía por sobre la salud de las familias trabajadoras. Este caso que se desarrolla en la región no es casual, sino más bien es expresión de la lógica de beneficiar a toda costa a los empresarios por sobre nuestras vidas.

El acuerdo nacional del Gobierno con la "oposición" , es otra forma de seguir poniendo sus negocios antes que resolver el problema del hambre. Es parte de un doble discurso, en donde dicen que no hay dinero para las necesidades más básicas de los trabajadores y el pueblo, pero si para salvar a las grandes empresas y sus dueños. De lo que estamos claros es que alguien tendrá que pagar las consecuencias de esta crisis, y serán los empresarios o los trabajadores.






Temas relacionados

Evopolí   /   Arica   /   Chile Vamos   /   Política Chile   /   Corrupción

Comentarios

DEJAR COMENTARIO