Política Chile

CORONAVIRUS

Arica: Medidas más restrictivas, pero las cifras de contagio no bajan ¿Qué hay detrás de esto?

Las medidas que se han aplicado en la región cada vez han ido siendo más restrictivas. Aún así, sigue siendo una de las regiones del país con la mayor tasa de incidencia acumulada de Covid-19.

Sábado 2 de mayo | 10:56

A través de los últimos informes enviados desde el Ministerio de Salud, se arrojaron resultados preocupantes. Ya que, desde el pasado 10 de abril a la fecha, Arica y Parinacota, sigue siendo una de las regiones del país con la mayor tasa de incidencia acumulada de Covid-19.

La tasa de incidencia se refiere principalmente al total de casos diagnosticados desde el primer caso del virus en el país. En relación a eso, desde hace 5 días atrás, el informe reveló que las mediciones tomadas en la región de Arica y Parinacota superan a la región Metropolitana y queda por debajo de lo que proyecta la región de la Araucanía.

A pesar de todas las medidas que se han tomado, que cada vez son más restrictivas y drásticas, los resultados de los informes no logran reflejar resultados positivos.

A la fecha, hay 279 casos totales acumulados y 4 fallecidos. Sin duda, el panorama puede mostrarse desalentador, pero debemos preguntarnos ¿qué es lo que pasa realmente, que la medidas de resguardo tomadas, al parecer han sido insuficientes?.

Debemos resolver esto, para plantear medidas reales capaces de combatir al virus y que protejan de la población, de la misma forma a las y los trabajadores de la primera línea de atención en el hospital y consultorio.

Muchas han sido las quejas de las autoridades y de las mismas personas, a quienes les ha llamado la atención el flujo “normal” que pareciera haber en la ciudad a pesar de una cuarentena que ya está en su tercera semana.

La contradicción se sigue presentando en que actualmente los lugares de trabajos no esenciales, no han parado de funcionar, obligando a cientos de trabajadores y trabajadoras a seguir concurriendo, exponiendo de esta forma sus vidas y la de sus familias. Nos referimos a trabajos no esenciales, todos aquellos que hoy día su producción quede por fuera del enfrentamiento directo de esta crisis sanitaria, como los servicios de salud, aseo y alimentación.

A pesar de que las autoridades insisten en hacer un llamado a la autoregulación y a quedarse casa, quedando demostrado que por mucho que las personas quieran, no pueden respetar la cuarentena si es que lugares de trabajos no esenciales siguen funcionando. Sobre todo con el hecho concreto de casi el millón de despidos que actualmente hay en Chile. Nadie está dispuesto a arriesgar los puestos de trabajo, incluso si no cuentan con las medidas sanitarias necesarias, la incertidumbre de la crisis económica comienza a mostrar sus coletazos.

Otro factor más que juega un rol clave en esta situación es la falta de testeos masivos. Algunos dirán que es imposible, por la falta de recursos e infraestructura y que colapsaría los recintos médicos, que ya se encuentran en precarias condiciones.

La cuestión es que plata hay. Es cosa de ver como en el último tiempo, mientras los hospitales recién inaugurados se inundaban, entre otras cosas, el gobierno insiste en fortalecer a su aparato represivo, con nuevos carros lanza agua y buques de guerra, para mantener a línea cualquier manifestación de descontento y no invocar al fantasma del estallido social, que tuvo a este gobierno con históricos niveles de desaprobación.

Los testeos masivos, nos permitirían tener una idea real y concreta de la cantidad de contagiados, permitiendo identificar focos de contagio y generar planes de aislamiento realmente efectivos.

Permitiendo tener mayor claridad de la situación en lugares de trabajos masivos, como algunas fábricas y procesadoras de la zona industrial de la ciudad, que acogen a cientos de trabajadores y trabajadoras al día y que de no tener casos de contagios, con las medidas sanitarias adecuadas podrían seguir trabajando y de conjunto que trabajadores y trabajadoras discutir y decidir reconvertir la producción, en insumos que sirvan para enfrentar la crisis sanitaria.

El gobierno no quiere invertir más recursos a la salud pública. Está claro que nuestras vidas no les importan. Es por eso que deben ser trabajadores y trabajadoras quienes impongan medidas realmente eficientes para enfrentar la crisis para que la paguen los reales responsables, los capitalistas, los empresarios, que a toda costa de la mano del gobierno quieren hacer recaer esta crisis sobre las y los trabajadores. No lo podemos permitir. Levantemos un programa y estrategia de lucha para enfrentar la crisis.

Te puede interesar: Fenats Barros Luco entregó antiparras a funcionarios de la salud ante falta de insumos






Temas relacionados

Cuarentena   /   Covid-19   /   Pandemia   /   Coronavirus   /   Arica   /   Política Chile

Comentarios

DEJAR COMENTARIO