×
×
Red Internacional

COLUMNA DE OPINIÓN.Al Partido Comunista: Un Chile digno no se construye con presos políticos

Este pasado fin de semana se eligieron 155 constituyentes, entre 20 y 81 años, ninguno menor de edad. La más joven es Valentina Miranda, ex vocera de la Coordinadora Nacional de Estudiantes Secundarios (CONES) y militante del Partido Comunista quien logró un escaño en la Convención Constituyente.

Jueves 20 de mayo | 03:34

Luego de las elecciones, sin dudas el sector más golpeado fue la derecha, con Vamos por Chile (coalición de Chile Vamos) alcanzando 37 escaños, no logrando ni un tercio de les candidates elegidos como constituyentes y abandonando la dirección de varios municipios importantes como Santiago Centro, Maipú y Viña del Mar. Los segundos perdedores en estas elecciones, fueron los partidos de los “30 años”, que conforman el régimen político que ha administrado la herencia de la dictadura, como la Lista del Apruebo ( PPD, PS, DC) 25 escaños. Por su parte, Apruebo Dignidad (PC - FA) consiguió 28 escaños, y el resto de escaños se repartieron entre independientes (48) y pueblos originarios (17).

Si bien Apruebo Dignidad (Partido Comunista y Frente Amplio) tuvo alta votación y obteniendo cargos de gobernaciones y alcaldías, al considerar sus recursos monetarios y trabajo político en distintas municipalidades estos últimos años, obtuvo un número pequeño de constituyentes. Mucha gente dirá que estas dos organizaciones no han sido parte de la administración del sistema neoliberal de los últimos 30 años, pero la no debemos olvidar que el Parido Counista fue parte de la Nueva Mayoría en el segundo gobierno de Bachelet y que el Frente Amplio fue impulsor y firmante de la cocina entre cuatro paredes para salvar a Piñera y desviar la movilización que significó el Acuerdo por la Paz del 15 de noviembre de 2019 bajo total impunidad.

Así mismo, organismos estudiantiles y de trabajadores como la CUT, la Confech, bajo la conducción de el PC y el FA tendieron cada vez más a la desmovilización, anulando instancias de asambleas y deliberación y sin impulsar un verdadero plan de lucha no para movilizar un día sino que para acabar realmente con la represión de Piñera, por el juicio y castigo de los violadores de DDHH de la rebelión o por liberar a las y los presos políticos.

El ejemplo más emblemático se ubica en el año 2011, cuando el movimiento estudiantil, cuestionó profundamente la educación de mercado, utilizando métodos de movilización como las marchas, paros y tomas de colegios, que rompían con la pasividad, pasando directamente a la lucha en las calles y en los lugares de estudio, en pleno gobierno de Piñera. El cuarto día de agosto de 2011, las y los estudiantes salieron a la calle a exigir sus demandas y tuvieron que enfrentar la represión de los pacos, y es que se destinaron más de mil efectivos para reprimir ese día, pero lo que no esperaban fue la respuesta de la población, cacerolazos, marchas y barricadas se levantaron en apoyo a las y los estudiantes, que exigían una educación pública, gratuita y de calidad.

Si le preguntamos a les protagonistas de ese momento, secundarixs que hoy son en su mayoría parte de la clase trabajadora joven en el país, recordarán amargamente el rol del Partido Comunista y el Frente Amplio, más específicamente de los dirigentes estudiantiles de ese proceso Camila Vallejos (actual diputada del PC) y Gabriel Boric (Diputado del Frente Amplio) sentándose a espaldas de les estudiantes a negociar con Piñera acuerdos en materia de educación que quedaron totalmente insuficientes a las demandas de la población el 2011, finalmente gracias a esa maniobra de los actuales diputados, millones de estudiantes esperanzados que luchaban arduamente por una educación gratuita con acceso irrestricto a las universidades y un pase escolar gratuito para todes terminaron recibiendo una miseria beca estudiantil que negociaron con el Gobierno de Bachelet que impulsó la reforma de Universidades Estatales con la beca de gratuidad que aumentó la crisis de la educación pública desfinanciando a las universidades más pobres, y no evitó que la mayoría tuviera que endeudarse junto a sus familias para pagar una carrera universitaria.

No sería la última vez que tomarían decisiones por encima del movimiento social, el 2019, en plena revuelta que cuestionó el sistema actual, la gente se organizaba de las maneras más variadas, creativas y democráticas, buscando puntos en común para la lucha que se desarrollaba. En su punto más álgido, el 12 de noviembre, corría el paro nacional más grande de los últimos 30 años, junto con una movilización en las calles que decía fuerte y claro: Fuera Piñera. El gobierno tambaleante corrió a buscar apoyo en los partidos del oficialismo y la oposición para continuar con la gobernabilidad y lo encontró, esa misma madrugada, a espaldas del pueblo, una vez más, en colaboración del Frente Amplio firmaron el "Acuerdo por la paz y la nueva Constitución" manchado con sangre, impunidad de les manifestantes asesinados por las fuerzas represivas del estado (Carabineros y militares) y con miles de presxs políticxs. Luego de esto el PC, aunque no firmó el acuerdo por la paz, lo ratificó dejando en la total pasividad a la CUT, que en los hechos impuso una tregua con el Gobierno de Piñera y retiró de su programa la principal demanda de la calle por una Asamblea Constituyente Libre y Soberana, dejando como única alternativa el proceso constituyente en impunidad.

Como podemos ver, ni el Partido Comunista ni el Frente Amplio representan a les miles de secundarixs y jóvenes que saltamos el torniquete y pusimos el cuerpo a la represión, jóvenes que el proceso constituyente deja fuera sin poder votar o ser elegidos. Dejan fuera también, a cientos de personas presas políticas por montajes de Carabineros o por la Ley Antiencapuchados que aprobaron Boric y Jackson en el Congreso. La estrategia política de estos dos partidos es de seguir administrando lo más humanamente posible un sistema y un Estado que está creado para desarrollar la explotación de una clase sobre otra, donde los derechos conquistados de las grandes mayorías, han sido a base de movilización y organización, han actuado como un freno más que impulsores de esta, incluso criminalizando la protesta en los momentos más críticos, como dice Jadue: "condenando la violencia, venga de donde venga". Una estrategia que se refleja en todas las generaciones del Partido Comunista.

Volviendo a Valentina Miranda, constituyente electa del PC, dirigió la Coordinadora Nacional de Estudiantes Secundarios, y durante la época de mayor represión en los liceos de Santiago, la CONES brilló por su ausencia, no hubo ningún llamado real a asambleas deliberativas de secundarios, abiertas a trabajadores y universiarios, para enfrentar la represión, no buscaron organizar y coordinar a las y los estudiantes que Alessandri asediaba día a día en sus liceos, que terminaban con decenas de detenidos y salas de clases gaseadas con lacrimógenas como vimos en el Instituto Nacional en 2019.

Las y los estudiantes sufrimos la terrible Ley de Aula Segura, que permitió a los directores de liceos y municipios echarnos de nuestros liceos cuando nos movilizamos por una mejor educación, ahora el municipio de Santiago es liderado por Irací Hassler (PC) y le exigimos fuertemente que esta ley junto a las leyes represivas de Piñera sean derogadas de inmediato, así como en el parlamento se apruebe ya el indulto sin condiciones para todas las y los presos de la rebelión.

Quienes somos parte de Vencer, creemos que será en las calles y organizándonos como conquistaremos realmente acabar con la represión y las violaciones a los DDHH desde la rebelión, así como las demandas que con fuerza instalamos desde el 18 de octubre contra este régimen de los 30 años. Los constituyentes de izquierda, si realmente buscan echar abajo la constitución de Pinochet, deben buscar ese camino, impulsando asambleas democráticas donde organizar el plan de lucha para conquistar esas demandas, haciendo que la Cones, la Confech no sean más organismos de accesorio y se transformen en organismos que realmente estén al servicio de nuestras necesidades. Las y los estudiantes, les jóvenes que salimos a las calles, debemos exigirlo.

¡Libertad inmediata a lxs presxs de la revuelta y mapuche!

¡Derogación de Aula Segura!

#FueraPiñera




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias