Política Chile

POLITICA

Acusación constitucional: hipocresía de Chadwick y blindaje a Piñera

Momentos de tensión vive el ex Ministro del Interior Andrés Chadwick. El día de ayer se inició la discusión en la Sala del Senado respecto a la Acusación Constitucional en su contra. La jornada estuvo marcada por la hipocresía del ex Ministro que defendió su inocencia. Hoy es el día clave para este proceso, que si bien establece la responsabilidad de Chadwick, deja libre de polvo y paja al principal responsable: Sebastián Piñera.

Dauno Tótoro

Santiago

Miércoles 11 de diciembre de 2019

Por “no haber adoptado medidas para detener la “sistemática violación a los derechos humanos durante el estado de emergencia” y “dañar la imagen del país con su actuar” es que se le realizó la Acusación Constitucional a Chadwick, que fue aprobada en la Cámara de Diputados con 79 votos a favor y 70 en contra.

El día de ayer en la Sala del Senado se presentaron los motivos de la acusación por parte de una comisión de diputados, y luego el abogado del acusado, Luis Hermosilla, desarrolló su defensa.

Momentos de tensión e incertidumbre se viven en el oficialismo y en particular por parte de Andrés Chadwick. Previamente se sabe que el gobierno cuenta con 19 votos a su favor, y la oposición contaría con 23, aunque hay votos en duda, como los de José Miguel Insunza y del democratacristiano Jorge Pizarro.

La jornada del día de ayer estuvo marcada por la hipocresía y el cinismo del ex Ministro, quien se defendió asegurando que es inocente de los cargos que se le imputan, definiéndose como una persona “siempre dispuesta a escuchar”.

Cabe destacar que entre el 18 de octubre y el 28 de octubre de este año, los diez días en los que Chadwick fue Ministro del Interior al calor de la rebelión chilena, ocurrieron casos gravísimos de violaciones a los Derechos Humanos.

Las cifras oficiales hablan de 23 muertos, de los cuáles según datos oficiales, 7 habrían sido con participación de las Fuerzas Armadas o de Orden, pero es claro que son más los casos, ya que hace pocos días se volvió a confirmar que la autopsia a al menos uno de los muertos encontrado calcinado en las bodegas de Kayser, habría sido totalmente incompleta, según consigna Radio Cooperativa [1].

De esos días de toque de queda y estado de emergencia, cuando el gobierno, con Piñera a la cabeza y acompañado por militares, le declaraba la guerra al pueblo, vuelven a la memoria casos dramáticos como las denuncias de la utilización por parte de Carabineros de la Estación Baquedano como centro de detención y de tortura a manifestantes, o casos de torturas brutales como el caso de los detenidos en la Comisaría nro 43 de Peñalolén que fueron “crucificados” con esposas en una antena.

Las denuncias son innumerables y los informes categóricos: Amnistía Internacional, la Corte Interamericana de Derechos Humanos y Human Rights Watch se han pronunciando expresando su preocupación por las violaciones a los Derechos Humanos en Chile. Y el “jefe directo” de Carabineros defiende hipócritamente su inocencia.

La responsabilidad política de Andrés Chadwick es innegable y salta a la luz con todos los antecedentes, como Ministro de un gobierno y un Estado que han violado sistemáticamente los Derechos Humanos de las y los manifestantes.

Pero esta discusión no se trata sólo de esto. Esta acusación encubre y protege al principal responsable: Sebastián Piñera. Es sencillo, ¿Quién le declaró la guerra al pueblo, abriendo camino llano a la más bestial represión? ¿Quién mandaba al Ministro?

Esto es parte de una operación política de parte de los partidos tradicionales: castigar a Chadwick para que “alguien asuma las responsabilidades” mientras Piñera queda libre de polvo y paja, porque ya lo han anunciado sectores de la ex Concertación, no apoyarán una acusación constitucional contra el Presidente.

Ya lo dijo con total descaro el diputado Pepe Auth (independiente, ex PPD), que no tuvo vergüenza al decir que la acusación contra Piñera “Francamente sería la primera interrupción de un mandato desde el golpe de Estado”. Debería darle vergüenza comparar una acusación de estas características con el golpe de Estado.

Debería pedir perdón a las familias y a las víctimas de la represión de Pinochet.
Es que importantes sectores de la ex Concertación están cuadrados con el gobierno para que no prospere esta acusación ¡Jorge Burgos, ex Ministro de Bachelet, asesoró a la defensa del Presidente!

Algo es claro: no habrá justicia real, ni reparación integral, ni verdad hasta el final por la vía de las viejas instituciones del régimen y de la mano de los partidos tradicionales. Por eso hoy se hace necesario pelear porque exista un verdadero juicio y castigo a todos los responsables, políticos y materiales, de las violaciones a los Derechos Humanos ocurridos durante las semanas de movilización.

Para eso es necesario avanzar a un verdadero paro nacional que parta por exigir la caída de la “ley anti protesta” votada la semana pasada, y que enfrentando a estos viejos partidos del régimen, integre con centralidad estas reivindicaciones por justicia y verdad, para que no exista impunidad y paguen todos los responsables.







Temas relacionados

Andrés Chadwick   /   Política Chile   /   Sebastián Piñera

Comentarios

DEJAR COMENTARIO