×
×
Red Internacional

HISTORIA.16 de mayo de 1943: El fin del levantamiento del gueto de Varsovia

El 16 de mayo de 1943 los nazis lograban, después de casi un mes de combates, aplastar el heroico levantamiento del gueto de Varsovia, que desafió el poder de Hitler y sus tropas.

Ana Lopez@analopezd Historiadora

Sábado 16 de mayo de 2015 | 20:47

El gueto de Varsovia se formó poco tiempo después de la ocupación alemana de Polonia, entre los meses de octubre y noviembre de 1940, en la zona centro de la ciudad, donde la población polaca fue trasladada a la vez que cientos de miles de judíos fueron encerrados en algunas manzanas rodeadas de altos muros de cerca de tres metros, provenientes de los distintos territorios ocupados por los nazis. Los judíos representaban cerca de un 30% de la población de la capital. Recordemos que las políticas contra los judíos comenzaron en Alemania mucho antes de la guerra, ante la indiferencia del resto de los países europeos y Estados Unidos, como también de la Unión Soviética para ese entonces en manos de Stalin, que firmó en 1939 un pacto con Alemania.

Se calcula que en gueto llegaron a vivir cerca de medio millón de personas, en condiciones de hacinamiento, hambre y miseria, que provocaron miles de miles de muertos por enfermedades, hambruna y malos tratos. Las raciones de comida no cubrían ni las necesidades más básicas –algunos estudios señalan que se trataba de porciones de no más de 200 calorías- y en muchos casos se basaban en el contrabando o mercado negro.

Al interior del gueto se intentó seguir funcionando, levantándose escuelas, hospitales, centros de atención a niños y enfermos, orfanatos, actividades culturales y sociales e incluso la edición de prensa. También existió un Consejo Judío, en su interior también se observaban diferencias sociales e incluso sectores colaboracionistas.
En el mes de julio de 1942 los nazis comenzaron el traslado de población hacia distintos campos de exterminio, entre ellos el de Treblinka y Auschwitz. El gueto se fue vaciando rápidamente y se cree que en los primeros meses de 1943 quedaban menos de cien mil personas.

Poco a poco se comenzaba a extender el rumor sobre las muertes en los campos de concentración y la oposición aumentaba, con algunos intentos aislados de rebelión.

El levantamiento del gueto

La rebelión se extendió y logró coordinar a distintas organizaciones al interior del gueto, entre ellas a las células de militantes comunistas y de izquierda, como el Bund, cercana a las ideas socialistas y a la Liga de Trabajadores Judíos, existían grupos de obreros trotskistas y también organizaciones judías religiosas y sionistas; de conjunto formaron la Organización Judía de Combate (ZOB) que dirigió la sublevación.

Para ello contaron con apoyo del exterior del gueto de la resistencia polaca, sobre todo para conseguir armas y apoyo. Según distintas investigaciones, en ese momento quedaban no más de 70 mil personas en el gueto y varias miles participaron del levantamiento, que comenzó el 18 de abril de 1943, cuando desde distintos lugares se comenzó a disparar contra las tropas nazis de las SS.

El levantamiento tomó por sorpresa a los nazis, que buscaron aplastarla rápidamente. Sin embargo, se encontraron con la fuerte resistencia y organización de los combatientes judíos, en su mayoría trabajadores que durante semanas lograron enfrentar a las tropas alemanas, que incluso entraron con tanques, cañones y blindados, contra las armas, rifles y bombas molotov de la resistencia. Los nazis sufrieron numerosas bajas, mientras la resistencia utilizaba distintas tácticas de guerrilla y pequeños escuadros de combate. Muchas mujeres que se amarraban a las chimeneas de los edificios para lanzar bombas contra las tropas alemanas.

Tras casi un mes de combates, finalmente los nazis lograron aplastar el levantamiento, pero solo lo lograron teniendo que destruir prácticamente cada edificio, casa y construcción del gueto, que quedó reducido a escombros, quemando y dinamitando sótanos, ductos y drenajes. Durante el mes de las batallas murieron más de 15 mil personas. De las que se rindieron, se cree que unas 7 mil fueron fusiladas en esos días y el resto enviadas a campos de concentración. Unos cuantos lograron escapar y participaron del alzamiento polaco de Varsovia en 1944.

Uno de los dirigentes de la resistencia señaló que sabían que ganar era imposible, que el triunfo estaba también el acto mismo de resistir. El levantamiento del gueto de Varsovia no fue el único, pero si el que mayor extensión e impacto tuvo y que sin duda es una de las grandes experiencias de resistencia de los explotados y oprimidos del mundo.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias