Política Chile

EMPRESARIOS

¿Por qué los empresarios se sumaron al “apruebo”?

Hace dos días 19 grandes empresarios y parte de los principales grupos del país firmaron una carta confesando que el “estallido y la pandemia dejan una profunda crisis económica y social” y llamando a aprobar en octubre. Su principal eslogan fue impulsar un reformismo sin refundación que alcance un nuevo equilibrio social. ¿Por qué el gran empresariado quiere aprobar el cambio a la nueva constitución?

Elías Muñoz

Comité de redacción La Izquierda Diario @emunozp

Jueves 10 de septiembre

Desde el retorno a la política del “coronel” Pablo Longueira, una de las figuras más importantes de la transición, acérrimo defensor de la dictadura, principal discípulo de Jaime Guzmán. Se viene instalando la idea en la derecha y parte del gran empresariado de posicionarse por el apruebo. Si el fin de semana fue el turno de La Tercera (controlado por Álvaro Sahieh, uno de los top 10 de los millonarios del país), esta semana casi 20 grandes empresarios entre ellos los presidentes de la CPC, la SOFOFA y el grupo Luksic, difundieron la carta “Un nuevo equilibrio”.

Te puede interesar: ¿Por qué la convención constitucional es una trampa?

En una suerte de recuerdo del “realismo sin renuncia” de Bachelet, los empresarios defendieron los “30 años” de la transición y la herencia de la dictadura, planteando la necesidad de un “profundo reformismo pero sin refundación” para lo que plantean que es necesario votar apruebo e iniciar un proceso de largo plazo hacia el desarrollo, es decir, seguir la eterna promesa de un país desarrollado que en realidad ha sido la construcción de un puñado de multimillonarios mientras el grueso de la clase trabajadora ganan menos de 450 mil pesos.

Te puede interesar: Los mitos del capitalismo chileno

Nivelar las expectativas (hacia abajo)

En un arranque de sinceridad, eso sí, el grupo de multimillonarios planteó que una nueva constitución no resolverá las brechas sociales y que era necesario un mayor compromiso con la “paz social y el orden público” para transformar “la crisis en oportunidad”. La carta continúa con un llamado a sus pares empresarios a sumarse por encontrar una nueva “armonía” política, económica y social.
Los empresarios asumen en la carta que el “equilibrio” logrado por la transición ha dejado de servir y por lo tanto hay que cambiar uno nuevo que siga garantizando (su) progreso económico. Se trata de mantener los principales enclaves de la transición y la herencia de la dictadura intactos y por ello se preparan para defenderlos.

Ya enviaron a consensuar a los principales centros de pensamientos de los partidos de gobierno una serie de principios para defender en la nueva constitución, y que básicamente serían los mismos que están en la actual salvo algunos cambios. Tanto los empresarios, sus partidos y políticos, sus medios de comunicación comenzaron la campaña por subirse al apruebo.

La trampa del proceso constitucional

Como mencionaba la editorial de La Tercera a favor del apruebo este proceso garantiza que los acuerdos se realicen bajo altos quórum que emulan a los desarrollados por la constitución de la dictadura; está diseñado para que los partidos tradicionales tengan una mayoría en las elecciones; y durante la pandemia una parte importante de las nuevas organizaciones que se lanzarían en el proceso se han disuelto producto de las condiciones imposibles de juntar miles de firmas en plena pandemia.

Te puede interesar: ¿Fin a la constitución de Pinochet? Cinco demandas que el proceso constituyente no solucionará

Como venimos denunciando desde La Izquierda Diario, este proceso constituyente discutido y redactado por los partidos tradicionales, el Frente Amplio y apoyado por fuera por el PC como dijo Daniel Jadue en Tolerancia 0, tiene una serie de limitaciones que lo hacen digerible para el gran empresariado ya que es imposible ahora mantener todo como estaba antes. Por eso se apoyan en el acuerdo que garantiza que no se tocarán las instituciones actuales durante la redacción, se mantendrán los tratados de libre comercio, garantiza el poder de veto a una minoría, entre otros límites.

Te puede interesar: Comité de Salud y Seguridad del Hospital Barros Luco llama a integrar Comando por La Asamblea Constituyente Libre y Soberana

Frente a las trampas de la cocina y los llamados a tibias reformas de los empresarios, sostenemos la pelea por retomar las banderas de la rebelión y la lucha por una verdadera asamblea constituyente libre y soberana, sin ningún poder sobre ella y que pueda decidir sobre todas nuestras demandas sin ninguna limitación.

Necesitamos organizarnos todos y todas quienes luchamos por esa perspectiva, para en este escenario político/electoral, podamos plantear con claridad esa alternativa, junto con la demanda del Fuera Piñera y de la necesidad de retomar la pelea por una huelga general, única vía para poder lograr que sea el pueblo trabajador el que decida, y no los grandes empresarios y los partidos de los 30 años.

Te puede interesar: Impulsemos un Comando por una Asamblea Constituyente Libre y Soberana






Temas relacionados

apruebo   /   Economía chilena   /   Política Chile   /   Plebiscito   /   Asamblea Constituyente libre y soberana   /   Empresarios

Comentarios

DEJAR COMENTARIO