Política Chile

EDITORIAL

Pequeñas disputas, grandes batallas

Pequeñas disputas de fiscales contra fiscales, de alcaldes por más fondos, de rectores de estatales con rectores de privadas. Pálidos reflejos de grandes batallas, ahondan distancias entre los de arriba y los de abajo, que igual pueden ser llevados a callejones sin salida.

Nicolás Miranda

Comité de Redacción

Miércoles 31 de agosto de 2016

Pequeñas disputas

El Fiscal Nacional Abbott removió al fiscal Arias, a cargo del caso Corpesca, que golpeó a figuras de la UDI como el ex senador Orpis, de derecha “independiente” como Marta Isassi, de la DC como Patricio Walker usando fondos de las pesqueras para Iván Fuentes, y se mencionan otros nombres, como los del senador PS Fulvio Rossi. Arias desconoció la decisión y lo demandó, aunque la Corte de Apelaciones rechazó esta demanda.

Los alcaldes de Calama, Antofagasta y otros vuelven a reclamar por más fondos del cobre al Gobierno central, aunque en sus comunas los trabajadores siguen explotados mientras ellos benefician a las empresas, como se ve en los cobros en impuestos menores a las mineras que a los inmigrantes.

Los rectores de las estatales pujan con los de las privadas por los fondos públicos, aunque coinciden en debilitar el proyecto de ley, despedazándolo en partes.

Se suman otras: la derecha no sabe si realizará primarias para elegir su candidato presidencial, favoreciendo a Piñera y perjudicando a otras figuras como Ossandon, Kast y otros. La Nueva Mayoría se tensiona nuevamente, ahora por el aborto en tres causales y la Ley Reservada del Cobre.

Pequeñas disputas entre los de arriba, que reflejan pálidamente las grandes batallas abiertas.

Grandes batallas

Aunque grandes batallas siguen abiertas. Una política, ante un nuevo 11 de septiembre, donde por ultraderecha militares en retiro iniciaron su “Plan Septiembre” reivindicando el golpe y volviendo a reclamar por impunidad.

La batalla por la educación, en la que el movimiento estudiantil quedó entre las pinzas del Gobierno, los privados y los rectores de un lado, erosionando cualquier paso que se acerque a las demandas estudiantiles de un lado, y del otro las dirigencias cupulares y su estéril política de incidir.

Sigue ahora como motor, y potencial unificador, de las demandas y movilizaciones, la lucha por NO+AFP. Pero puede ser llevada a un callejón sin salida.

Los peligros

Mañana se reunirá la Coordinadora NO+AFP, con su representante y presidente de la Confederación de Trabajadores Bancarios Luis Messina, y Bachelet.
Para bajarle el perfil el Gobierno se reunió también con la ONG “Felices y Forrados” que propuso un sistema mixto a lo Nueva Zelandía (capitalización individual con AFP con componente solidario reforzado). Así, encuadra la reunión con la Coordinadora en su política de “acuerdo nacional”.

Luis Mesina, acertadamente, declaró que no aceptará la política de siempre de “mesas de diálogo”. Pero el Gobierno se dispone a este “abrazo del oso” y hacerlo ver como parte de su intento de un gran acuerdo nacional, en el que escucha a todas las partes.

¿Era necesaria esta reunión, en este marco? ¿no están preparando así un callejón sin salida, que culmine en una promesa de un proyecto de ley? Es como mínimo discutible. Lo que es indiscutible, es que hay que fortalecer la Coordinadora NO+AFP con reuniones abiertas para preparar un Plan de Lucha hacia un Paro Nacional efectivo, con reuniones públicas semanales con organizaciones sindicales de base para prepararlo, impulsando o multiplicando coordinaciones territoriales alrededor de los sindicatos, exigiendo a la CUT que se haga parte activa llamando al Paro Nacional, y abierta al movimiento estudiantil para convocar a un paro nacional estudiantil en solidaridad el 4 de noviembre.






Temas relacionados

Política Chile   /   NO + AFP   /   Crisis de los fiscales

Comentarios

DEJAR COMENTARIO