Política Chile

NORTE DEL PAÍS

Norte Rojo: Apruebo ganó con más de 70% de los votos. ¿Qué hacer con esa fuerza?

En todo el norte rojo del país la opción “apruebo”, en el plebiscito del domingo recién pasado, superó el 70% de las preferencias. Mientras tanto en Atacama, Coquimbo y Antofagasta la inclinación por esta opción lideró en el país, con 85,9%, 83,7% y 85,6%, respectivamente. Esta enorme respuesta y repudio a la constitución de Pinochet muestra la fuerza y la voluntad que tenemos para efectivamente borrar el legado de la dictadura. ¿Cuáles son las tareas que vienen en el principal enclave minero del país?

Nathaly F. Torres

Directora Sindicato Nacional Easy y militante de Sin Sección

Viernes 30 de octubre

El enorme respaldo que la opción “apruebo” tuvo durante el plebiscito del domingo pasado en todo Chile es una señal política potente. El Chile que despertó desprecia y lucha contra la herencia que la dictadura nos dejó. El panorama no fue diferente en el norte del país, en ciudades como Antofagasta, que se ha mantenido movilizada y en resistencia desde octubre, el apruebo ganó por un amplio 83,7% de las preferencias.

No es de extrañarse, las ciudades donde la desigualdad se ve en cada esquina se revelaron con fuerza desde aquel 18 de octubre del 2019, y es que en Chile el metal rojo se perfila como el mayor negocio, produciendo el 30% del cobre a nivel mundial lo que se transforma en el 10% del Producto Interno Bruto de Chile; todo esto mientras la pobreza y el desempleo golpea al pueblo trabajador, que en múltiples poblaciones se alimenta a través de la solidaridad organizada en las ollas comunes. Es esta desigualdad crónica producida por el capitalismo la que se mastica con bronca en el norte y que se expresó con fuerza.

Sin embargo, como ya lo gritan las paredes “no hay que quedarse en el apruebo” y desde ahí se abren las tareas para este periodo, pero sobre todo en el principal enclave minero donde la concentración de una clase trabajadora con mucho potencial.

El 12 de noviembre del 2019 la fuerza de la clase trabajadora en el marco de su paralización nos mostró el camino, ese camino fue abortado por las direcciones sindicales, que rápidamente al ver a los políticos de siempre pactando una cocina a espaldas de los trabajadores y los sectores en lucha, desmovilizaron.

Sin embargo, nos mostró un camino para hoy, la energía expresada en el apruebo debe poder organizarse, si el lema es “no soltar la calle” que sea en serio y para esto urge poder autoorganizarnos, sobre todo en una zona donde los sectores de mineros, portuarios tienen el potencial de dar un gran golpe. Imaginemos si hoy la fuerza de los y las trabajadoras que han enfrentado la pandemia en la primera línea en hospitales, en minerías, en el transporte y en otros lugares de trabajo, pudiera desplegarse esa fuerza para pelear por liberar a los presos políticos de la revuelta, o para una gran campaña por el juicio y castigo a los represores, denunciando que los partidos de los 30 años quieren con todo resguardar sus intereses, por pensiones y salarios dignos, por salud y educación pública y gratuita, para no tener que morir esperando listas de espera.

Te puede interesar: ¿Y ahora qué viene tras el Plebiscito?

Por lo tanto, las tareas que nos corresponden en este lado del país son justamente esas, las de organizar de la forma más amplia a los trabajadores, pobladores, juventud y mujeres, para que organizados en un plan de lucha hacia la huelga general, podamos no sólo conquistar nuestras demandas y una verdadera Asamblea Constituyente Libre y Soberana, sino decidir nuestro futuro con un gobierno de las y los trabajadores de la mano del pueblo pobre.






Temas relacionados

apruebo   /   Calama   /   Política Chile   /   Plebiscito   /   Antofagasta

Comentarios

DEJAR COMENTARIO