Aeronauticos

LATAM: Tras una semana de incertidumbre se aprueba financiamiento en EEUU y sigue el proceso de reestructuración.

Después de una semana de incertidumbre, los Cueto logran ponerse de acuerdo con los inversionistas norteamericanos, eliminan momentáneamente el canje de dinero por acciones, y consiguen el visto de bueno del Juez de Quiebras.

Domingo 20 de septiembre

La nueva fórmula fija los US$ 2.450millones que la aerolínea busca para iniciar la reestructuración de la compañía.

Después de haber sido rechazada la primera propuesta de financiamiento por el Juez de Quiebras, James L. Garrity en el distrito sur de Manhattan, Nueva York, que tras considerar incompatible el préstamo al tramo C de US$ 900 convertible en acciones que pretendían asegurar los Cueto – Amaro – Qatar Airways, los grupos controladores de la compañía tuvieron una semana de negociaciones tanto internas, como con los inversionistas norteamericanos para asegurar una nueva fórmula y conseguir la liquidez necesaria y dar inicio al nueva etapa de reestructuración legal que la compañía inicio bajo leyes norteamericanas.

En la nueva propuesta, el llamado Tramo A se añaden firmas inversionistas que habían quedado por fuera de la primera propuesta. El tramo será por un monto de capital de hasta US$ 1.300 millones, de los cuales US$ 1.125 millones serán proporcionados por Oaktree Capital Management y US$ 175 millones serán proporcionados por Knighthead, Jefferies y otras entidades del sindicato de acreedores.

Para el Tramo C -que será por un monto de hasta US$ 1.150 millones-, se recibirían US$ 750 millones por parte los socios controladores de Latam, el Grupo Cueto, Grupo Eblen y Qatar Airways; US$ 250 millones por Knighthead, Jefferies y del sindicato de acreedores y un nueva arista con US$ 150 millones que sería proporcionado por accionistas o acreedores de Latam, o nuevos inversionistas de la misma.

El acuerdo y la cuestión de la convertibilidad de acciones por parte de los Cueto

Así en tiempo record logaron ponerse de acuerdo y fijaron un nuevo plan de financiamiento, en acuerdo con los inversores norteamericanos en el cual se elimina momentáneamente la convertibilidad de la deuda en acciones de la compañía, a la vez que se aseguró que para el caso de las firmas de inversión Knighthead, Jefferies solo podrán recibir el retorno de sus financiamiento en dinero, y no en papeles u otros mecanismos.

Con eso el problema del control de la compañía queda pospuesto para los Cueto y sus socios (Qatar A. y Delta), donde se define que la posibilidad de reconversión de capital por acciones podrá ser definida de forma posterior, y bajo acuerdo de los acreedores: “El Tramo C será pagadero en dinero, salvo que se apruebe su modificación con posterioridad a la aprobación de un plan de reorganización de Latam en el marco del proceso de Capítulo 11, que autorice su pago en bienes distintos del dinero. Dicha modificación deberá aprobarse por acreedores que representen al menos el 75%”, señala el documento.

Esto representa un cambio los mecanismos de las negociaciones, no solamente en términos de tiempo, donde si se deja la puerta abierta a la convertibilidad de acciones, la diferencia seria que el canje ya no lo decide unilateralmente LATAM, si no tendrá que ser en dialogo con los acreedores. Y este sería uno de los motivos por los que el grupo Amaro, ex controlador de TAM retiro su porcentaje de inversión en la nueva propuesta.

Turbulencias y nueva etapa de plan de reestructuración.

Con el financiamiento cerrado se abre un nuevo capítulo para la reestructuración de la LATAM, que en 120 días prorrogables se deberá presentar un plan de reestructuración legal, con proyecciones económicas sobre el futuro de la compañía.

En este proceso se dará espacio a objeciones a pagos y reclamaciones por parte de inversionistas y acreedores donde se debatirá la viabilidad de las propuestas en un contexto complejo, donde los efectos del coronavirus aun condicionan la actividad aeronáutica, por lo que será complejo establecer proyecciones.

Por otra parte, se abre otro momento de incertidumbre para los trabajadores aeronáuticos, los cuales enfrentaron más de 10.000 despidos en Latinoamérica con cierres de sucursales en Paraguay, Colombia y Argentina. La empresa a punta de extorciones pretende incluso hacer desaparecer los convenios colectivos, cuestión que encontré resistencia en los trabajadores de Brasil, y parte de los sindicatos Chilenos.

Pero el conflicto aún está lejos de cerrarse, las formula neoliberal con la que seguían los Cueto, Qatar y Delta, contemplan un plan de reorganización que va a implicar nuevos despidos y polifuncionalidad, con la fusión de gerencias, áreas, la externalización y subcontratación de áreas completas, mas precarización al trabajo con política low cost.

Se rompió la burbuja de estabilidad en la industria aeronáutica, los sindicatos deben romper la tregua con las gerencias, y preparar un plan de lucha en base a asambleas y la más amplia coordinación basado en la más amplia unidad de la clase trabajadora para defender los puestos de trabajo. Es la estrategia que estuvo ausente por parte de los sindicalistas chilenos que dejaron pasar la primera oleada de despidos. Ahora los trabajadores tienen que prepararse.






Temas relacionados

Roberto Alvo   /   Cueto   /   Covid-19   /   Pandemia   /   Tercerizados de Latam   /   Latam   /   Crisis económica   /   Trabajadores aeronáuticos   /   Aeronáuticos

Comentarios

DEJAR COMENTARIO