SALUD MENTAL

Depresión y estrés: las consecuencias de la explotación capitalista en la salud mental de la población

El informe Ipsos Global Advisor on Global Happiness 2019 sacó a la luz los porcentajes en la población que son más felices e infelices.

Rosa Alfaro

Pan y Rosas Teresa Flores

Domingo 8 de septiembre de 2019

La precarización de las condiciones de vida son el principal factor que introduce a la mayoría de la clase trabajadora, las mujeres y la juventud a la miseria y la pobreza, esto como consecuencia de los sueldos de hambre, los altos costo en la educación y la salud, el nulo acceso a la vivienda, junto con las pensiones que no alcanzan para cubrir la vejez, han arrojado a miles de personas a la depresión y el estrés por no poder mantener a sus vidas y la de sus familias.

El estudio realizado por la encuesta Ipsos analizó la felicidad de adultos en Chile basándose en la satisfacción frente a salud, economía, educación, entre otros factores. Donde dos tercios de los adultos en todo el mundo (64%) en 28 países se consideran felices. A nivel mundial, la prevalencia de la felicidad ha bajado 6 puntos desde el 70% en 2018. Sigue siendo 3 puntos mayor que en marzo de 2017 (61%), pero 13 puntos por debajo de su nivel de 77% en diciembre de 2011.

El principal problema que arroja a la mayoría de la población a la depresión y el estrés, son los altos costos de la vida, los cuales no nacen por que si, son consecuencia del actual modelo capitalista que se encargó de construir una sociedad completamente mercantil donde la explotación de una clase por otra solo ha traído riquezas para un sector minoritario, mientras que a las y los trabajadores se mantienen viviendo con bajos salarios trabajando extensas jornadas laborales desgastando nuestra vida.

No podemos negar también el rol que jugaron las dictaduras militares ocurridas en los años setenta, encabezadas por la derecha y el imperialismo, la cual tuvo como finalidad profundizar en este modelo mercantil de sociedad, instaurando el neoliberalismo y encargándose de privatizar los servicios básicos para vivir haciendo insostenible la vida de millones de familias, donde el gobierno junto con los empresarios se han aliado históricamente reducir al mínimo las condiciones de vida con tal de mantener sus ganancias.

Hoy el debate en el parlamento que ha llamado mas la atención de las y los trabajadores es sobre la reducción de la jornada laboral, de 45 a 40 horas, propuesto por la diputada del Partido Comunista Camila Vallejos, llevándonos a cuestionar cuanto tiempo gastamos de nuestras vidas para mantener las riquezas de un puñado de empresarios.

Por ello, la salida a las paupérrimas condiciones de vida de la mayoría de la población no se solucionaran si seguimos confiando en el parlamento y sus reformas hecha a la medida de los empresarios, quienes no han terminado por cuestionar y acabar el actual sistema económico-político y social en el que vivimos, la salida que necesitamos para mejorar las nuestras vidas están en las manos de quienes mueven el mundo, la gran masa de trabajadores, mujeres y la juventud, organizándonos en cada lugar de trabajo y estudio contra los ataques de los gobiernos de turno y los empresarios, planteando una sociedad libre de explotación, donde nadie se llene los bolsillos a costa del trabajo de millones.






Temas relacionados

Explotación   /   Salud mental   /   Jornada laboral   /   Depresión   /   Pobreza

Comentarios

DEJAR COMENTARIO