Política Chile

EMPLEO

Chile podría ser el país con mayor pérdida de empleos en el mundo: Hay que rebajar la jornada laboral y repartirla entre ocupados y desocupados

Un estudio elaborado por la Cámara de Comercio de Santiago estima que entre marzo y julio de este año las pérdidas de empleos locales fueron de un 20,1%, posicionando al país en tercer lugar a nivel mundial, tras Perú y Costa Rica. Sin embargo, tal estudio no alcanza a considerar el impacto de la ley de protección del empleo, que tiene a casi 800.000 personas suspendidas temporalmente, de las cuales se estima un alto porcentaje no volvería a sus trabajos.

Francisco Flores Cobo

Estudiante de Derecho U. de Chile

Jueves 17 de septiembre

El impacto de la crisis económica acelerada por el covid-19 ha registrado cifras brutales como la caída de 14,1% de la actividad durante el segundo semestre. Intentando poner paños fríos, el presidente del Banco Central Mario Marcel Declaró a principios de este mes que la caída en la actividad económica “ya había tocado fondo”.

Y es que tanto el impacto del retiro del 10% de los fondos previsionales y el desconfinamiento planteado por el gobierno han generado un ambiente de mayor confianza en una eventual recuperación económica, sin embargo, los efectos más profundos de la crisis aún están por desarrollarse.

Te podría interesar:Panorama económico: IPOM muestra que nivel de la economía se recuperará cómo mínimo en 2022

Una de las consecuencias de la crisis que aún no llega su peak tiene que ver con la pérdida de puestos de trabajo. El desempleo en chile ya superó el 13% y no hay mayores señales que esa cifra vaya a disminuir. Por el contrario, desde el gobierno se ven obligados a reconocer un escenario con destrucción de puestos de trabajo al alza.

Así lo planteó Hace algunas semanas en Ministro de economía Felipe Ward en su cuenta de Twitter:

Y es que las cifras son demasiado contundentes. Según el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), 763.914 personas estarían siendo afectadas por la ley de protección de empleo, representando al 18% del total de ocupados. Esta cifra adquiere relevancia cuando se toma en consideración el informe de política monetaria del Banco central (IPOM) de junio, donde el 43% de los empresarios encuestados manifestó estar seguro de que no contratará a los trabajadores que suspendió.

Te puede interesar: INE: Un 53,4% de las empresas acogidas a la Ley de Protección al Empleo cree que en los próximos tres meses tendrá que despedir trabajadores

Si la proyección del Banco Central es correcta, cerca de 400 mil empleos no se retomarán. Esta es una de las razones por las cuales podría aumentar de manera intempestiva la pérdida de puestos de trabajo y posicionar a Chile en competencia por el primer lugar a nivel mundial.

No por nada desde el ejecutivo impulsaron la extensión de la “Ley de (des)Protección del Empleo” y las suspensiones hasta febrero del 2021. Buscan retrasar lo más posible la catástrofe en el desempleo, pero lo hacen a costa de reducir los salarios hasta en un 45% y que las y los trabajadores tengan que pagar sus propios sueldos con el Seguro de Cesantía.

La solución que no quieren los capitalistas: Trabajar todos y trabajar menos

Como siempre, los empresarios buscan cómo maximizar sus ganancias, incluso en plena pandemia, no importando si dejan a miles sin el sustento para alimentarse. Por esto, jamás pensarían siquiera en una solución realmente eficaz al problema del empleo, como podría ser el que se redujera la jornada laboral a 6 horas diarias, cinco días a la semana, para repartir las horas de trabajo entre los desempleados, sin rebajar los salarios e igualando a la canasta familiar básica ( $500.000).

Con esto, se podría repartir en nuevas contrataciones a los cientos de miles de desempleados y reducir el desempleo. Por supuesto, los grandes empresarios estarían en contra porque implicaría reducir sus ganancias.

Los efectos de la crisis no pueden ser pagados por los trabajadores, son los empresarios quienes en base a la especulación y bajos salarios forjaron esta crisis durante los últimos años. Por esto, hay que organizarse para terminar con el inmovilismo de las centrales sindicales como la CUT, que se sientan a negociar con el gobierno mientras se pierden miles de empleos, y exigir un plan de movilización que nos permita luchar por esta perspectiva.






Temas relacionados

Política Chile   /   Crisis económica   /   Despidos   /   Desempleo

Comentarios

DEJAR COMENTARIO