Sociedad

CRISIS DE LA IGLESIA CATÓLICA

Abusos en la Iglesia Católica: nuevos hallazgos ponen en jaque a la institución

En pleno proceso de investigación de la institución, el fiscal Arias descubrió una carta de Alejandro Goic a Ricardo Ezzati, carta que viene a demostrar el encubrimiento de la Iglesia ante los casos de abusos.

Suely Arancibia

Estudiante de Pedagogía en Historia y Geografía, ex Pedagógico. Militante de Vencer.

Lunes 23 de julio de 2018 | 10:04

La Iglesia Católica que desde hace un tiempo viene atravesando una profunda crisis a raíz de las decenas de casos de abusos que se han abierto en su interior, hoy se encuentra siendo investigada por encubrimiento en torno a estos casos de abusos sexuales. El encargado del proceso es el fiscal Emiliano Arias, quien este pasado domingo dio a conocer el hallazgo de una carta del ex Obispo de Rancagua Alejandro Goic a Ricardo Ezzati, actual arzobispo de Santiago.

En esta carta que Goic escribió el año 2013 en pleno destape del caso Karadima y donde además de obispo tenía el cargo de presidente de la Comisión Nacional de Prevención de Abusos, señala como Ezzati tuvo un mal manejo con respecto a los casos de abusos diciendo, “a veces tengo la impresión, quizás muy subjetiva, que no compartes los criterios de la Comisión Nacional en estos delicados temas", agregando que "miembros de la Comisión manifiestan su disconformidad frente a algunas situaciones que te ha tocado asumir”.

Goic, también da cuenta de cómo la Iglesia ha actuado frente a los casos de abusos, cuando menciona en su carta: “Ayer -no teníamos la conciencia de hoy- manteníamos en silencio estos abusos de menores, decíamos que eran debilidades humanas, se trasladaba a otros lugares a los sacerdotes”.

Con lo anterior, podemos ver cómo efectivamente la Iglesia ha actuado como cómplice y encubridora ante este tipo de situaciones, bajándole el perfil y señalando que se tratan de “debilidades humanas” cuando bien sabemos que de lo que realmente se trata es de abusos y delitos, que vienen a afectar la vida de personas que alguna vez confiaron en la institución. La solución para la Iglesia es la de mantener todo bajo la alfombra y trasladar a los sacerdotes acusados para así evitar problemas.

¿Cuánta información tendrá escondida bajo la alfombra esta nefasta institución? No cabe duda que para salvar y limpiar su imagen son capaces de todo, incluso de jugar con afectados y afectadas encubriendo a quienes cometieron abusos.

Goic por otro lado, a quien supuestamente le generaban “dudas” el manejo de Ezzati por los casos, mantuvo el silencio y el año 2013 en pleno destape del caso karadima no hizo nada, mientras que en ese momento se desempeñaba como el presidente de la comisión encargada de “prevenir” los abusos.

La Iglesia Católica está en la encrucijada y cada día se desmorona a pedazos, no podemos permitir que esta institución siga siendo un pilar fundamental del régimen que intervenga en cada uno de los aspectos de nuestras vidas, criticando y cuestionando nuestras demandas como el derecho al matrimonio igualitario, adopción homoparental o el mismo aborto legal, a través de su moral conservadora y su santa alianza con el Estado.

La separación efectiva de la Iglesia con el Estado es algo que debemos salir a cuestionar y exigir. Mientras son la principal institución que sostiene el machismo en la sociedad y a mujeres y diversidad sexual nos criminaliza y violenta en cada oportunidad, ellos gozan de impunidad por los montones de abusos que poseen en su interior.






Temas relacionados

Karadima   /   Obispos   /   Abusos sexuales   /   Crisis    /   Iglesia Católica   /   Opinión   /   Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO